You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Bhutan 2011 > Wangdue Phodrang Dzong

Wangdue Phodrang Dzong

Wangdue Phodrang

El dramático Wangdue Phodrang Dzong

A solo media hora de camino de Punakha siguiendo el curso del río Punak Tsang en lo alto de una colina se encuentra el majestuoso Wangdue Phodrang Dzong .

Nuestro hotel Punatsangchu Cottage estaba un poco retirado de Wangdue. Después de la cena nos fuimos todos a dar una vuelta y conocer un poco lo que es la noche en Bhután.

Wangdue Phodrang
Paisaje desde el Dzong de Wangdue

Era un poco más de las ocho de la tarde, la ciudad,  estaba desierta, no se veía un alma, las calles eran anchas, estábamos en la parte nueva de la ciudad, con edificios de cuatro o cinco plantas como mucho. Pensaba que la gente joven estaría en algún sitio.

Primeramente fuimos a un bar donde solo había 3 o 4 personas, cuando fuimos a sentarnos nuestro conductor nos dijo que no, que nos íbamos, nos comentó que no le gustaba. Nos fuimos a otro, en este pudiese que hubiese 5 o 6 personas contando al dueño. Las mesas tenía hules de plástico y las sillas eran de formica, pero viendo lo que había ya nos daba igual, queríamos pasar un rato agradable. Todo el tiempo estuvimos haciéndonos preguntas mutuamente, la curiosidad nos podía, deseosos de información por ambas partes. A pesar de haber estado aislado el país durante tanto tiempo nos comentan que desde que entró la televisión e internet sus vidas habían cambiado bastante. Nuestro guía era más reservado pero al final nos enseñó la foto de su novia, el chofer estaba divorciado y tenía dos hijos.

Wangdue Phodrang
Flor en el hotel, amaneciendo

Regresamos al hotel y nos dimos cuenta que la recepción estaba cerrada, estábamos sin llave. De la nada apareció un hombre para darnos la llave, daba un poco miedo su aspecto, la boca se me quedó seca y las piernas se me aflojaron, pero por lo visto era el guarda del hotel.

A las 6 de la mañana salí a hacer fotos flores y al paisaje, estaba amaneciendo, los picos de las  montañas se veían dorados con la nieve y el sol. Me di cuenta que muchos conductores habían dormido en sus vehículos. Me dirigí a Dawa y le ofrecí la llave de mi habitación para que por lo menos se diese una ducha caliente después de haber pasado una noche fría en su coche, no quería cogerla, pero al final lo convencí.

Después del desayuno nos dirigimos al Wangdue Phodrang Dzong.

Wangdue Phodrang
En el Wangdue Phodrang Dzong

La leyenda dice que Zhabdrung Ngawang Namgyal encontró un niño llamado Wangdi jugando en un banco de arena del Punak Tsang Chhu (río) y ello le motivó ponerle el nombre de Wangdi a la ciudad posteriormente fue llamada Wangdue.

El Dzong fue fundado por Zhabdrung en 1638, se encuentra en lo alto de la montaña entre el río Punak Tshang y el río Dang, las vistas que hay sobre los valles son impresionante. La leyenda sobre la construcción de este Dzong en lo alto de la colina cuenta que la gente estaba buscando una ubicación para el Dzong cuando vieron cuatro cuervos volando en cuatro direcciones, esto fue considerado como un auspicio para la propagación de la religión en los cuatro puntos cardinales.

Wangdi tiene una gran importancia en la historia de Bhutan porque fue en los primeros días la segunda capital del país. La posición estratégica le dio al gobernador un gran control sobre las rutas hacia Trongsa, Punakha, Dagana y Thimphu. En el salón principal de actos, en el extremo sur del dzong hay un Dusum Sangay, que representa el Buda del pasado, presente y futuro. El Dzong es una pequeña joya al cual le hace falta una restauración, llama la atención sus tejados de madera con piedras, tiene tres patios que siguen el contorno de la colina.

Era una mañana soleada algunos monjes estaban sentados en los escalones otros haciendo estiramientos y el tiempo parecía que se había detenido allí.

Cerca del monasterio había una serrería donde todo el trabajo se hacía a mano y con utensilios bastantes rudimentarios.

Los niños iban cogidos de la mano siguiendo la carretera para ir al colegio llevando sus mochilas y vestidos con sus trajes nacionales, te saludaban y se dejaban fotografiar, aunque a muchos les daba vergüenza.

Wangdue Phodrang
Niñas caminando al colegio

De allí salimos hacia Trongsa, unas cinco horas de viaje para cubrir unos 129 km. Hicimos paradas para tomar té, para ir a los servicios (campo), para fumar y cuando podíamos también para hacer fotos. La carretera se hacía dura, había zonas que el asfalto estaba en muy mal estado, charcos que la hacían intransitable,  algunos tramos estaban siendo reparados, la gente lo hacía a mano, sin ninguna tipo de maquinaria, picaban las piedras y las colocaban. Los trabajos más duros y en las peores condiciones suelen hacerlos la población india, tramo a tramo y curva tras curva.

Eso sí, los paisajes son de una belleza grandiosa, bosques impenetrables, bosques de rododendros, pensaba que había lugares que el ser humano no había llegado a poner un pié.

Llegamos al paso de Pele La a 3.420 m de altitud, ofrece acceso al centro de Bhután y al valle de Phojikha (conocido porque en invierno llegan las grullas de cuello negro), el mismo paso nos lleva a las Montañas Negras, frontera física entre el este y el centro de Bhután. El paso está marcado con un chorten y banderas de oración, en días despejados muy raro en esta parte se puede ver el Jhomolhari 7.314m, Jichu Drakey 6.989m.

 

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar