You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Varanasi y la policia

Varanasi y la policia

0933.-Basura-por-todos-los-lados
En la calle de Varanasi

Una vez terminado el recorrido en barca por el río Ganges volvimos a caminar por las estrechas calles, la vida empezaba a bullir y todos se afanaban en poner sus tiendas a punto.

Nosotros nos dirigimos al Vishwanath Temple, uno de los doce jyotirlingas (lugares sagrados) consagrado a Siva y su principal deidad es Wishwanata, que significa “el que gobierna el universo”. Está coronado por 750 kilos de oro y su estructura actual fue erigida en 1777 por la maharaní Abilyabai de Indore. Para acceder al templo tienes que dejar tu bolso o mochila en una tienda de confianza del guía y seguidamente pasas unos controles policiales en la calle, los hombres son registrados a un lado de la calle y las mujeres al otro lado. Aquí fue donde las mujeres policías empezaron a registrarme una y otra vez, todo el grupo y mucha más gente habían pasado y me esperaban pero ellas seguían registrándome, se notaba que estaban de cachondeo porque los policías se reían mientras ellas no paraban de murmurar y tocarme, hasta el guía se sentía incómodo, hubo un momento que estuve a punto de darme la vuelta e irme cuando tuvieron la delicadeza de dejarme pasar. Así fue que cuando visité por segunda vez la India en Bangalore y comenzaron otra vez con las tonterías del registro, ni corta ni perezosa me levante la camiseta delante de ellas, cosa que no se esperaban y me dejaron pasar inmediatamente.

Al templo solo tienen acceso los hinduistas, está situado en la parte más antigua de Varanasi y en un barrio musulmán, por eso de los registros, solo pudimos verlo desde fuera, pero si nos llevaron inmediatamente a una tienda de productos ayurveda.

Otra anécdota donde pude comprobar la agresividad de la policía fue en parte antigua de Varanasi, una vez terminada la visita estábamos todos hablando con nuestro guía, cerca había 3 o 4 policías sentados hablando, de repente uno se levanta y sin mediar palabras pega un puñetazo en la mochila de Álvaro, todos nos quedamos sorprendidos y no sabíamos a que venía esto, el guía habló con él en tono de reproche y la única contestación que le dio es que estaba en medio y le molestaba para ver.

Regresamos al hotel para almorzar y recoger nuestros equipajes, volábamos devuelta a Delhi.

Nos recogió otro guía que nos llevó al aeropuerto y como no, la Air Indian tenía esta vez retraso de dos horas. ¡¡¡Viva su formalidad!!!. Pero lo peor fue que el guía que nos hacía el transfer cogió y se largo dejándonos en el aeropuerto. Cuando pasamos los controles vimos como los policías recibían dinero de los turistas por dejarles pasar las botellas, a nosotros nos registraron hasta el apellido, la funda de las gafas se las tuve que mostrar en tres ocasiones. Otra cosa son sus azafatas, la amabilidad brilla por su ausencia, una me echó el té encima y no tuvo el detalle ni de disculparse, cuando dije un improperio en español solo tuvo la delicadeza de traerme una servilleta para que me limpiase.

Cuando llegamos a Delhi nos estaba esperando otro guía, nos hizo la pregunta de cómo nos había ido en los últimos días y ahí fue donde ya todos soltamos todo lo que teníamos que decir. ¡ La que le cayó al pobre! Aunque él no tenía culpa.

0932.-Durmiendo-en-la-calle
Durmiendo en la calle

Era ya de noche cuando llegamos al Hotel Taj Palace. Solo pudimos dormir unas pocas horas nuestro avión salía a las 05:50 de la mañana y nos recogían a las 2 de la madrugada.

En este viaje fue donde nació la amistad con Alberto y Carmen y ya hemos hecho unos cuantos viajes juntos. Nuestra primera impresión de La India cambió mucho con nuestro segundo viaje a Karnataka. No quiero decir que no nos gustase, al contrario este país es una maravilla pero si nos sentimos bastante acosados como turistas.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar