You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bali > Taman National Bali Barat

Taman National Bali Barat

1102.-Del-mar-para-desayunar
Jemi haciendo ofrendas

El madrugón que nos dimos esa mañana para visitar el Taman National Bali Barat fue tremendo, a las 4.30 – 05.00 horas de la mañana nos levantamos. Salíamos a las 6 de la mañana y teníamos un recorrido de unas tres horas. Nos dirigíamos al noroeste de la isla, camino Pemuteran. Jemi volvía a acompañarnos. El recorrido es precioso, como toda su isla. El desayuno lo hicimos  al lado de la playa de Pabean, playas de arena negra pero muy bonitas, él se había traído el picnic. Mientras desayunábamos estuvo haciendo ofrendas en la misma playa.

Llegamos al parque puntual como un reloj, nos esperaba un señor para hacer el recorrido. Empezamos visitando primeramente por los manglares, las raíces de los manglares protegen la costa de la erosión, mientras el guía nos explicaba y nos mostraba los animales que allí vivían. Cerca se encuentra Menjangan que es una buena zona de buceo y desde los manglares se avista la isla de Jawa. Luego cruzamos la carretera y nos introdujimos en el parque.

1105.-Arena-volcanica
Playa de Pabean

Esta reserva fue fundada por los holandeses en 1941, con 770 km2,  creada para proteger la naturaleza virgen de Bali y especies de animales amenazadas, como el estornino de Bali o estornino de Rothschild, se estima que solo quedan 6, la única ave endémica de Bali que sobrevive y de las más amenazadas del mundo. Hay selva y sabana, dentro del parque viven 175 especies de plantas 14 de ellas en peligro de extinción. Hay más de 160 especies de aves de mar y de tierra. Observábamos los caprichos de la naturaleza, las raíces de los arboles en forma de espiral, las lianas donde llegamos a columpiarnos, pero se notaba que faltaba la lluvia, todo estaba un poco seco. Bueno y eso de ver pájaros fue una odisea, nuestro guía iba pendiente y cuando veía algo interesante nos lo mostraba, pero al final cogía nuestras cámaras de fotos y nos la hacía la foto para que lo viésemos, yo le decía que tenía la vista pegada al ordenador. De la fauna, lo más destacado que vimos fue el mono negro y los macacos comunes que pululan por toda la isla. El ciervo sambar no le vimos ni la sombra. Fue un agradable paseo.

Para acceder al parque hay que solicitar los permisos en el Departamento Forestal de Indonesia, que si no me equivoco está en Denpasar. A nosotros nos lo organizó todo desde el hotel.

Otra vez son paramos en la playas de Pabean, pero esta vez para almorzar y descansar un poco, el pié me dolía un poco, aunque Alberto me puso una venda.

En la misma playa hay un templo chino, Pabean Temple, lo único que tiene de bueno es el enclave, pero no es gran cosa. No te cobran entrada, a la salida das la voluntad. Eso sí, cuidado con los monos. También tienen un cartel donde pone que _DSC4572mujeres durante el periodo de menstruación no les está permitida la entrada.

Teníamos unas 3 horas de camino por delante, paramos “como no”, en más campos de arroz y aunque suene aburrido no es así, cada uno tiene algo particular, ejercen tal atracción que parece que jamás hayas visto alguno.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar