You are here
Home > Posts tagged "Etnia Hmong"

Regreso a Luang Prabang

La experiencia en las montañas había sido maravillosa pero estábamos deseando llegar a Luang Prabang para darnos una buena ducha y un masaje.

Regreso a Luang Prabang

Después de tanta cerveza la noche anterior estábamos bien temprano levantadas y preparando la mochila. El chofer de nuestro magnífico coche llamó a la puerta y nos pidió permiso para usar nuestro baño. Nos extrañó mucho porque pensábamos que ellos habían dormido también en el albergue. Se ducho y se

Laos, último día con los Hmong y Khmu

Bien temprano estaba la familia danzando por la casa, nosotras no sabíamos si tirarnos de cabeza al suelo desde la cama o poner los pies en el, nos dolía todo, nos tenían que recomponer el cuerpo, pero como decía Herminia “con dignidad”. Así, como pudimos nos levantamos y pedimos poder

Laos, caminando por la selva

Sin estar preparadas nuestro guía Khamphone nos metió un trekking de 35 a 40 km por la selva el primer día. Para matarlo. Como decía Herminia "con dignidad", al final lo conseguimos.  

Laos, caminando por la selva

La noche se nos hizo dura en aquel camastro, pero si nos acostamos viendo una sesión de chamanes, lo que no nos podíamos imaginar que a las cinco de la mañana el dueño de la casa comenzase el día cantando llamando a sus dioses, lo único que pude decir fue

Laos, noche de chamanes y sacrificios

Por fin llegamos al poblado de Ban Chom Cheng, estaba atardeciendo, el paisaje era espectacular, solo jungla alrededor nuestro. Nos llevaron a la casa donde pasaríamos la noche, era una casa hecha de ratán, bambú y madera, el suelo era de tierra, tenía solo dos habitaciones, la primera, por donde

Laos, rumbo a las montañas

Un trayecto a las montañas al norte de Luang Prabang, donde la vida es muy difícil para la etnia Hmong que siguen sufriendo operaciones militares contra ellos.

Laos, rumbo a las montañas

Hoy era el gran día, nos íbamos a las montañas a convivir con las etnias Hmong y Khmu. Me levanté tempranísimo, para ello me ayudó mucho un gallo que andaba suelto y no dejó de cantar desde las cuatro de la mañana, daban ganas de estrangularlo, pero me tuve que

Top