You are here
Home > Mis viajes > Asia > Camboya > Siam Reap II

Siam Reap II

Camboya, Siem Reap
Angkor Wat

Por la tarde visitamos el famoso y magnifico Angkor Wat, el monumento más grande de todos los que hay en Angkor. Considerado la estructura religiosa más grande del mundo. El templo mejor conservado y se tiene una sensación extraña cuando caminas por el paso elevado hacía el. Probablemente construido como templo funerario para el rey Suryavarman II (1112-1152) en honra a Visnú. Está orientado hacia el oeste, simbólicamente la dirección de la muerte. En la actualidad se acepta que Angkor Wat sirvió principalmente como templo o mausoleo.

Poder admirar sus asparas (ninfas del cielo), bajorrelieves, torres, es como entrar en otro mundo, buscaba una esquina tranquila para poder observar aquella maravilla, pero no era suficiente, seguía caminando y descubriendo. Empezó a caer la tarde y Mithona nos llevó fuera del templo para poder observar como cambiaba de tonalidad la piedra con la puesta de sol. Un verdadero espectáculo.

Nuestro guía nos informó que había un concierto de chelo, lo ofrecía el Dr. Beat Richner. Después de la visita a los templos nos dejó en el hotel, pero fui sola al concierto, el compañero de viaje prefirió quedarse viendo la televisión. La mayor alegría fue cuando me encontré con mis amigas suizas que conocí en el crucero por el Mekong en Laos.

El Dr. Beat Richner, es un médico suizo que ejercía su profesión en Camboya. En la época de Pol Pot fue expulsado del país como muchos otros más. Volvió cuando la guerra finalizó y ha fundado tres hospitales, dos en Phnom Penh y uno en Siem Reap. Comenzó contando su historia acompañándola con fotografías y documentales, tocaba una pieza de música y volvía a contar, hasta que al final comenzaba con la dura realidad que se vive allí de enfermedades como la malaria, dengue, quemaduras provocadas por los tubos de escape de las motos, ect, y  de los pocos medios que dispone la población. Al final del concierto nos pidió que donásemos sangre si podíamos, pues para la enfermedad del dengue necesitaban mucha para las transfusiones, si eso no era factible que por favor diésemos un donativo, cosa que haces encantada cuando ves la labor que está desarrollando.

Desde el concierto le envié a mi compañero de viaje un mensaje que cenase solo, yo estaba todavía en el concierto y no llegaría a tiempo, pero además me apetecía irme como mis amigas a cenar.

Fue entrañable el encuentro que tuvimos, pero después de la cena ya no nos volveríamos a ver más durante el viaje. Yo me quedaría sola con una compañía que cada vez se me hacía más insoportable. Tomé un tuk-tuk y me fui al hotel. Aquella noche tuve que salir dos veces a la terraza a calentarme, el compañero de habitación puso el aire acondicionado tan fuerte que me sentía mal.

Camboya, Siem Reap
Angkor Wat

Al día siguiente continuábamos con las visitas a los templos de Angkor, Mithona nos recogió puntualmente. Me preguntó por el concierto y tras una breve conversación me dijo que sus dos hijos habían nacido en ese hospital, que era bastante bueno y agradecían el trabajo que realiza el Dr. Beat Richner, mientras el compañero de viaje solo hablaba de lo buena que había sido la cena.

 

Top