You are here
Home > Mis viajes > Asia > Laos > Paseando por Vientián

Paseando por Vientián

Habíamos visitado el Parque de Buda, el Talat Sao, el Wat Si Saket disfrutando de cada rincón y ahora nos dirigíamos al Ho Phra Keo Museum, templo construido por primera vez en 1565 para albergar el Buda de Esmeralda traído de Chiang Mai por el rey Setthathirath, después de trasladar la capital de Luang Prabang a Vientián. Fue utilizado por el rey como lugar personal de culto y debido a esto no hubo monjes residentes. En 1779 los siameses robaron el Buda y lo instalaron en el Wat Phra Kaew de Bangkok. En 1828 quedó totalmente arrasado durante la guerra de Laos y Siam. Entre 1936-1942 el santuario fue reconstruido con ayuda francesa. Impresiona por su tamaño y ornamentación, dentro del sim (salón de ordenaciones) hay diversas esculturas de Buda. La entrada nos costó 0.50 céntimos.

La tierra del millón de elefantes
La tierra del millón de elefantes

Estábamos bastante hambrientas, quise ir con Herminia a un restaurante en el cual estuve el año anterior y tenía una comida excelente, mezcla de cocina francesa y laosiana, pero no hubo suerte estaban cerrando. Así que en la calle Setthathilath que está llena de restaurantes escogimos un laosiano, pedimos sin tener idea de lo que íbamos comer. La comida estaba buena, pero picaba a rabiar. Lo que sí recuerdo estupendamente, es que nos bebimos una Beerlao de 600 ml cada una y salimos bien contentas del restaurante.

Continuamos con nuestro tour tranquilamente por la ciudad. De pronto nos encontramos con un colegio y entramos. Los niños se alborotaron, tendrían de 6 a 9 años, la profesora no estaba en clase e inmediatamente comenzaron a pedir que le hiciéramos fotos. Posteriormente pero sin salirnos de la calle Setthathilath visitamos el Wat Mixay Yaram, un templo budista donde monjes estaban afanados en sus tareas. Estuvimos conversando con el monje Vinpone Silavong (Fernando) y tengo que decir que hoy en día todavía mantengo contacto con él y lo que más me alegra es que está estudiando español.

El último templo que visitamos fue el Wat Inpeng, templo poco visitado que fue construido en el siglo XVI pero fue destruido en 1827 durante la invasión siamesa. El Wat Inpeng es un templo en activo y residencia de monjes. El sim está rodeado  por un porche con bellos murales y una bonita fachada, el templo tiene una biblioteca, una capilla y otras estructuras budistas. Paseamos tranquilamente hasta llegar a la stupa That Dam, ubicada en medio de una glorieta cerca del centro de la ciudad. Antiguamente estaba recubierta de láminas de oro, se dice que los siameses lo arrancaron durante el pillaje de la ciudad en 1828 y desde entonces recibe el nombre de “negra”.

Monje Vinpone Silavong (Fernando)
Monje Vinpone Silavong (Fernando)

Decidimos retirarnos a descansar un poco, no habíamos descansado nada en todo el día, además habíamos quedado con Thong-ing para irnos a cenar.

Puntual nos recogió en el hotel, nos pusimos en marcha dirección al río Mekong, en la ribera del río hay una gran cantidad y variedad de bares y restaurantes. Le pedimos cenar en un restaurante local, no queríamos restaurantes que estuviesen llenos de turistas. Acabamos sentados en la calle donde una señora ayudada por su hija se dedicaba a cocinar. Todo lo que tenía allí era una bombona de butano con su correspondiente fuego, una mesa con unos pocos artilugios, ollas y recipientes donde estaban los alimentos. Herminia le falto poco para ponerse a cocinar, además no le hacía falta ninguna traducción, con gestos le preguntaba a la señora cuales eran los ingredientes que iba a utilizar. Thong-ing fue el encargado de pedir la comida, lo único le dijimos que por favor no le pusiesen mucho picante. El arroz y el pollo estaban deliciosos, pero nos estábamos aficionando a las Beerlao. Más tarde llegó otro compañero de trabajo de Thong-ing que acababa de terminar su turno. Nos lo pasamos tremendamente bien.

Herminia con la cocinera y su hija
Herminia con la cocinera y su hija

Era tarde y estábamos cansadas, además habíamos quedado para ir al mercado muy temprano y después teníamos el vuelo hacia Luang Prabang.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar