You are here
Home > Mis viajes > Asia > Laos > Parque de Buda, Xieng Khuan

Parque de Buda, Xieng Khuan

El Parque de Buda, Xieng Khuan, que significa “ciudad del espíritu”, era otro lugar que tenía claro que volvería visitar. Un parque con unas 200 estatuas esparcidas en él. A pesar del cansancio acumulado por el viaje, no tuvimos problemas en madrugar y hacer la excursión. Recomiendo que la visita se haga a primera hora de la mañana, antes que apriete el calor y además no te encontrarás con muchos turistas, las dos veces que lo he visitado hemos estado prácticamente solas.

Buda reclinado
Buda reclinado

Se encuentra a orillas del río Mekong, a unos 26 km al sur de Vientián. Fue diseñado y construido en 1958 por Luang Pu Bunleau Sulilat, un yogui, sacerdote y chaman, donde reúne la filosofía hinduista y budista. Lo forma estatuas de cemento de Siva, Visnú, Arjona, Avalokiteshvara, Buda y muchas más. Un monumento en forma de calabaza tiene tres niveles unidos por unas escaleras estrechas, empinadas y sin barandilla, se dice que los niveles representa el infierno, la tierra y el cielo, arriba hay una terraza donde se puede disfrutar de una magnífica panorámica del parque. La escultura más grande es un Buda reclinado de unos 120 metros de largo, construida a modo de templo y frente a ella se ha instalado una pequeña capilla donde los fieles rezan y llevan ofrendas. La mayoría de las esculturas están orientadas al este, pero las que representan la muerte y demonios están orientadas al oeste.

Parque de Buda
Parque de Buda

Al parque se llega en el autobús nr. 14 que sale de la estación Talat Sao, en tuk tuk (con espera de una hora) o alquilando una moto. Nosotras lo hicimos en un coche que el hotel puso a nuestra disposición y Thong-ing volvió a ser nuestro chofer, queríamos disponer y disfrutar  todo el tiempo posible. En el Parque de Buda, a pesar de lo extraño que resulta con todas sus estatuas invita a relajarse.

Al finalizar la visita le pedimos que nos dejase en el mercado de Talat Sao, donde telas, electrodomésticos, joyeros, perfumería, restaurantes, etc, forman un extenso conjunto de puestos y buen lugar para ver la vida cotidiana de su población.

Joyero en Talat Sao
Joyero en Talat Sao

 

Desde allí en dirección al río Mekong y con un calor tremendo caminamos hasta el Wat Si Saket, construido por Chao Anou entre 1819 y 1824, se cree que es el templo más antiguo de Vientián. Chao Anou se educó en la corte de Bangkok, siendo vasallo del Estado siamés. Tal vez por la semejanza de este templo con los de Bangkok hizo que los siameses lo respetasen cuando aplastaron la rebelión de Chao Anou. Los franceses restauraron el santuario en 1924 y 1930. Las paredes interiores del claustro contienen más de dos mil imágenes de Buda hechas de plata y cerámica, debajo de las hileras de nichos hay más de 300 estatuas de Buda sentado o de pié. En el sim (salón de ordenaciones) hay una imagen de estilo jemer, esta sala está rodeado por una terraza con columnas del estilo de Bangkok que culmina en un techo de cinco pisos. En el porche trasero del sim hay una pila de madera de unos 5 metros de largo tallada en forma de naga, que se utiliza durante el Año Nuevo laosiano para lavar las imágenes de Buda. El total de representaciones de Buda en este templo puede llegar a unas 7.000. El templo está rodeado de jardines con Stupas y casas que son la residencia de los monjes. Tuvimos una suerte tremenda al visitarlo, estuvimos prácticamente solas todo el tiempo. La entrada al Wat Si Saket nos costó 5.000 kip, que viene a ser unos 0.50 céntimos de euro.

Pila de madera en forma de naga
Pila de madera en forma de naga

Vientián desde mi punto de vista es una ciudad bastante tranquila en comparación con otras ciudades asiáticas, muchos templos y lugares para visitar y ofrece una diversidad de restaurantes de todo tipo de comida. Nosotras estábamos sumamente relajadas y continuamos con nuestro tour.

 

Top