You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > La India 2012 > Mumbai una ciudad colosal

Mumbai una ciudad colosal

Mumbai

Mumbai de las ciudades más grandes del mundo

Mumbai es la capital del estado de Maharashtra, se encuentra en la costa del mar Arábigo en el oeste de la India. Es la ciudad portuaria más importante del país. Su nombre viene de la diosa local Mumba Devi.

Según el informe publicado por las Naciones Unidas en el 2015 es la octava ciudad más poblada del  mundo, con 21.732.000 habitantes. Es también la ciudad más rica de la India con el mayor PIB, además alberga la mayor industria cinematográfica del mundo.

Cuenta con dos monumentos Patrimonio de la Humanidad, la Cueva de Elephanta y el terminal ferroviaria Chhatrapati Shivaji.

Mumbai
Mi habitación en el Hotel Taj Mahal

Este era nuestro segundo viaje a La India y la tercera vez que viajaba con Carmen y Alberto. Estuvimos mucho tiempo organizándolo y nos fue bastante bien, lo único que no nos podíamos imaginar que el estado de Karnataka tuviese esos monumentos y lugares tan maravillosos. Hubiésemos alargado el viaje.

Salimos del aeropuerto de Madrid vía Doha a Mumbai con las líneas aéreas Qatar, la llegada estimada al hotel Taj Presidente en Mumbai la teníamos sobre las cuatro de la madrugada. Nuestra sorpresa fue que cuando llegamos al hotel reventados del viaje nos comunican que habían hecho overbooking. Se nos abrieron las carnes y pensábamos que “bien había comenzado nuestro viaje”, pero inmediatamente en la recepción nos comunican que por ese motivo nos ofrecían un hotel mejor “Taj Mahal Hotel”. Nos pareció estupendo, pero me acordé que el 26 de noviembre del 2008 sufrió un atentado. Es el  Hotel más lujoso o con más glamour de Mumbai.

Mumbai
Gente paseando

Cuando llegamos, nos registramos inmediatamente y nos retiramos a descansar, teníamos el día libre, yo solo descansaría un par de horas, a las 8:30 horas venía a recogerme mi amigo Mukund Murty que lo conocí en Laos en el año 2009. Durante tres años mantuvimos contacto y todavía nos escribimos.

Con una puntualidad inglesa vino a recogerme, me acompañó mientras desayunaba e intercambiamos un montón de historias.

Comenzamos a caminar lentamente por la ciudad, el calor era aplastante, lo tomamos con mucha calma. Creo que Munkund estudió historia antigua de La India, aunque su pasión era la aviación, fue instructor de vuelo. Me explicaba cosas de la ciudad, los edificios, monumentos, era increíble, creo que ningún guía podría igualarlo. Entramos en un antiguo edificio de hierro fundido, medio en ruinas, había pequeños negocios, gente viviendo, no entendía porque me llevaba a un lugar como ese. Me explicó que aquel edificio fue el Watsons Hotel (solo para blancos) y que al importante industrial parsi Jamshedji Tata le fue denegada la entrada, por ese motivo construyó el Taj Mahal Hotel. Los edificios neogóticos venecianos como el JN Petit Institute Library, la Fuente Flora tallada en piedra de Portland y trasladada desde Inglaterra y erigida en 1869, fueron de las primeros monumentos que visitamos.

Llegamos a la Catedral de Santo Tomás, la iglesia más antigua de Mumbai, se empezó a construir en 1672 y consagrada en 1718, se construyó con los donativos que recolectó el capellán Richard Gobbe. Destaca por sus espléndidos monumentos esculpidos en mármol y dedicados a los héroes del Raj, sobre todo el dedicado al gobernador Duncan. Mukund era una enciclopedia, pero me hizo gracia como se puso a hablar con una pareja de ingleses que iban acompañados de su guía y les estuvo explicando cosas de la catedral y de historia, el guía se quedó asombrado y al final se intercambiaron teléfonos para poder tener alguna que otra charla sobre historia.

India, Mumbai
Hotel Taj Mahal

Seguimos caminando lentamente hasta llegar al Royal Bombay Yacht Club, fundado en 1846 y 30 años después la reina Victoria le otorgó el título de “Real”. La casa club, como la sala de lectura o de billar se agregaron posteriormente. La entrada es solo para socios y por lo visto Mukund pertenecía a esa grupo selecto y minoritario. Primeramente nos tomamos una cerveza y luego almorzamos.

Pasamos horas hablando y cambiando impresiones, sobre todo teníamos una cosa en común que a los dos nos encantaba Laos y estuvimos contando todas nuestras experiencias en ese país.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar