You are here
Home > Mis viajes > Asia > Myanmar > Monte Popa, en el centro de Myanmar

Monte Popa, en el centro de Myanmar

Monte Popa

Un templo y un volcán

El Monte Popa es un volcán a 1518 metros sobre el nivel del mar, a unos 50 km al sureste de Bagan en la cordillera de Pegu. Encima de él se encuentra el monasterio Popa Taungkalat.

150-Monte-Popa
Monte Popa

Me levanté al amanecer y me fui a pasear por el valle, nuestro hotel estaba rodeado de templos, los niños se acercaban a vender postales y pulseras. Volví para desayunar porque ese día tocaba la visita al Monte Popa.

Por el camino hicimos una parada para ver cómo hacían el alcohol de palma. Se encaramaban a las palmeras con una agilidad digna de acróbatas, les hacían unos cortes en el tronco del árbol para ir sacando el líquido para su destilación, todo la elaboración se hacia manualmente, con unos métodos rudimentarios. Nos fueron explicando paso a paso y al final solo le dieron a los hombre para probarlo, a las mujeres nada de nada.

Llegamos al Monte Popa. Era maravilloso ver el monasterio en lo alto de aquel promontorio. La primera impresión no defraudó, sobre todo con todas las imágenes que había visto.

Monte Popa
Destilando licor

Bueno, desde que llegas tienes que estar tomando precauciones con los monos, como te dejes alguna ventana del coche o autobús abierta, no tardan ni 2 segundos en robarte algo.

Para comenzar el ascenso, primeramente tienes que descalzarte y no puedes ni ponerte calcetines. Son 777 escalones y tienes que ir mirando bien donde pisas porque los monos andan a sus anchas y hacen sus necesidades donde quieren. Los escalones están protegidos por un tejado de uralita y oyes a los macacos pelearse y correr, a veces tienes la impresión que en un minuto todo se te viene abajo.

La verdad que la subida se hace dura para que luego el monasterio sea de lo más normalito, no tiene nada especial (es mi opinión personal), aunque lo consideran el Monte Olimpo de Myanmar. Es el centro más importante de culto a los 37 nat o espíritus de todo el país. Popa significa literalmente flor. Lo que si impresiona es la magnífica panorámica. La excursión puede durar medio día desde el valle. En la entrada hay personas que se ofrecen a ayudarte para el ascenso como para el descenso, es una forma de ganarse la vida.

Monte Popa
Bajando del Monte Popa

En referencia a lo ropa hay que ser respetuoso, nada de tirantes ni pantalones cortos por encima de la rodilla, aunque donde si ponen mucho énfasis es en el calzado, no se puede subir con zapatos ni calcetines.

Cerca del Monte Popa hay un campo de golf y nos llamó la atención ver como los trabajadores regaban el campo con regaderas, era increíble, pero nos daba pena ver las condiciones que trabajaban.

El almuerzo lo hicimos en un hotel en un monte rodeado de vegetación con unas vistas al Monte Popa espectaculares. Le dije a Kyaw Minn nuestro guía que hubiese sido mejor verlo desde allí acompañados de una cerveza. Todavía recuerdo con cariño lo que reímos haciéndonos las fotos con Kyaw Minn y Antonio. La verdad que en grupo congenió bastante bien.

El día anterior habíamos comentado con nuestro guía hacer una excursión extra a Salay, pueblo que está a 36 km al sur de Bagan, centro religioso muy activo, cuenta con unos 50 monasterios. Visitamos el Younqson Kyanung, construido en 1882, famoso por sus tallas de madera.

Monte Popa
Regando el campo de golf

Salay es un pueblo que recibía poco turismo, nos dimos un paseo para poder ver sus casas coloniales. Nuestra sorpresa fue que los niños que estaban en la escuela salieron a saludarnos como si nunca hubiesen visto un turista, cosa que me encantó porque todos tenían una sonrisa maravillosa. El mercado estaba a punto de cerrar y las pocas mujeres que se encontraban en él les daban vergüenza que las fotografiase.

Tanto la visita al Monte Popa como a Salay se puede hacer en un día.

Cenamos esa noche con nuestro guía en un restaurante donde había espectáculo y comida típica del país, le pedimos que por favor no fuese tan picante porque me veía otra vez comiendo arroz blanco y bebiendo cerveza, esa noche cenamos y el picante fue llevadero.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar