You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Llegada a Paro

Llegada a Paro

0701Existen varias teorías sobre el significado de Bhután puede derivar de la palabra Bhu-Uttan del sánscrito que significa “tierras altas” o Bhots-ant que significa “fin del Tibet” o “sur del Tibet”. Me encontraba en la tierra del Dragón del Trueno, Druk Yul, nombre local del país, debido a que en las creencias locales los truenos son el sonido de los dragones rugientes.

Desde hacía muchos años tenía muchas ganas de visitar Bhután, siempre me atrajo, pero cada vez que tomaba la decisión no se formaba grupo para poder ir ya que casi siempre viajaba sola. Tres años antes había estado en la India y conocí una pareja que hicimos muy buena amistad y en el 2011 tomamos la decisión de viajar a Bhután.

Es un país que la entrada de turistas está limitada y el estado obliga a gastar diariamente unos 200 dólares, incluyendo transporte, guía, hotel y comida. No es un país que puedas visitar por tu propia cuenta, desde que entras hasta que sales el guía al igual que el chofer son tus acompañantes todo el tiempo. Realmente es un viaje caro, pero nosotros lo hicimos con un tour operador de la India (LPTI) y dicho sea había una gran diferencia de precio con lo que nos ofrecían las agencias de viajes aquí. También se puede visitar la página www.tourism.gov.bt, que te ofrece toda información sobre este país y tour operadores con los cuales puedes directamente planificar y reservar tu viaje, son muy formales y de confianza. Nuestro tour operador en Bhután fue Bhutan Wilderness Travel.

Nosotros llegamos al aeropuerto de Paro vía Nepal (Katmandú), un pequeño aeropuerto que está catalogado como uno de los 10 aeropuerto mas peligros del mundo, a una altitud de 2235 metros sobre el nivel del mar y rodeado de montañas de unos 5.840 metros de altura, solo opera de día y siempre que haya buena visibilidad, la única línea aérea que opera es la Drukair.

Estaba nerviosa, eran muchos años los que había esperado para poder estar allí, no sé cómo explicar lo que sentí cuando bajé del avión y contemplé el  paisaje y el pequeño aeropuerto, totalmente blanco y sus ventanas de madera pintadas de colores. Pasamos los controles un poco asustadas sobre todo mi amiga y yo porque sabíamos que Bhután es un país declarado no fumador en el 2004, y nosotras llevábamos unos cuantos paquetes de cigarrillos.

Ya estábamos fuera y nos esperaba Tchencho, nuestro guía y Dawa Norbu nuestro chofer durante todo el recorrido de 12 días.

Un poco más pequeño que Suiza, con una población de 800.000 habitantes, rodeado por la cordillera del0594 Himalaya y de bosques impenetrables. Seguramente me atraía ese hermetismo en el que había estado ese país, los visitantes extranjeros no fueron autorizados hasta la década de los 70 y la televisión entró en el año 2000, pero tenían un lema “Gross National Happiness is more important than Gross National Product = La Felicidad nacional bruta es más importante que el producto nacional bruto. Una cosa si puedo asegurar, que durante nuestra estancia allí no hubo ningún día en cual que no nos  levantásemos riendo y nos acostásemos de la misma forma, en más de una ocasión se nos escaparon lágrimas de la risa, creo que estuvimos envueltos en una nube de felicidad, tal vez contribuyó a ello la altitud, sus paisajes, su historia, nuestra predisposición, pero creo que fue su gente, como nos hicieron sentir sus costumbres, nunca tuve la sensación de ser extranjera, si no hubiese sido por mis rasgos. Durante esos días fui feliz.

Top