You are here
Home > Mis viajes > Asia > Laos > Laos, Meseta de Bolaven y etnia katu

Laos, Meseta de Bolaven y etnia katu

Nos disponíamos a visitar la zona de Bolaven, coincidimos con un suizo y dos franceses que al parecer eran amigos. Congeniamos bien, además ellos hacían al día siguiente el crucero por el río Mekong también.

Lo primero que visitamos fue una plantación de té, se llamaba Sinouk, nos mostraron las plantaciones, como se recolectaba y el tratamiento que le daban a las hojas del té. La fotografía del dueño de la plantación estaba impresa en los paquetes de té que luego vendían a los turistas.

En la plantación de té
En la plantación de té

Continuamos hacía la catarata de Tad Fane, que desciende vertiginosamente por el bosque y cae a más de 120 m de altura en el espacio protegido de Dong Hua Sao. Este espacio es hogar para tigres y se dice que alguno ha devorado algún que otro cazador, pero es casi imposible verlos. Es probable ver monos y mariposas espectaculares. Tad Fane está a 800 m al sur de la ruta 23. Dentro del recinto hay un resort y centro de ecoturismo.

Otra parada para ver las plantaciones de café, la meseta de Bolaven es ideal para ello, esta región produce algunos de los mejores y más caros cafés del planeta. Fueron los franceses quienes lo introdujeron.

Entre una de las más bonitas cataratas es la de Tad Yuang con un par de torrentes que caen a unos 40 m. El paseo entre la vegetación de la jungla hasta llegar a la catarata es precioso al igual que sus alrededores. También tiene un resort cerca donde las habitaciones son cabañas. Este lugar es muy popular, sobre todo para los tailandeses que vienen en autobuses a modo de vuelos charter y lo invaden todo. A pesar de todo es un lugar que recomiendo su visita.

Catarata de Tad Fane
Catarata de Tad Fane

De allí nos dirigimos a visitar el pueblo, Kokhphoungtai, de la etnia katu, era mi segunda visita a este poblado. Esta etnia tenía la tradición de hacer sus ataúdes de madera, los cuales los ponían debajo de sus casas palafitos para cuando llegase la hora de ser enterrados. El estado les prohibió seguir con esta costumbre, decía que por la conservación de sus bosques no podían seguir con la tala de los árboles, cosa que me hace reír, porque por otra parte talan bosques indiscriminadamente para la venta de madera. Los niños comienzan a fumar a una edad temprana, fuman una especie de pipa cilíndrica de madera donde mezclan agua, tabaco y opio, lo cual les crea una adicción a esta planta. Son también muy conocidos en todo Laos por su ceremonia del sacrificio del búfalo en honor al espíritu de su aldea, los hombres se ponen máscaras de madera y levantan en alto lanzas y escudos bailando alrededor del búfalo. Una vez terminado el baile, los hombres se lanzan a los búfalos hasta darles muerte. La carne es repartida entre los lugareños y cada uno pone en un poste una cesta con un trozo de carne en frente de su casa como ofrenda a los espíritus.

Mujer fumando en el poblado de Kokphoungtai
Mujer fumando en el poblado de Kokphoungtai

Viven en condiciones muy precarias y con unas costumbres muy arraigadas. Sus fuentes de ingresos son las plantaciones de cacahuetes, café, arroz y vegetales.

En este poblado ya tienen escuela, cosa que me alegra enormemente, pues tienes la sensación de que es un poblado olvidado de la mano de Dios. Las enfermedades están latentes sobre todo en los niños, muchas de ellas provocadas por sus costumbres nocivas y espero que con la escolarización tengan una oportunidad de un futuro mejor. Eso no quita que se forme un revuelo de niños cuando llega algún turista y la sonrisa les llegue de oreja a oreja aunque algunos tienen la mirada triste o perdida por el opio.

Top