You are here
Home > Mis viajes > Asia > Myanmar > Lago Inle

Lago Inle

387-Camino-para-embarcar
Camino al Lago Inle

A las 6 de la mañana ya estaba en la calle dando vueltas y conociendo los alrededores, volvía al hotel para desayunar cuando me encontré con un desfile de cientos de monjes y las mujeres paradas en el camino para ofrecerles comida.

Nos esperaban unas bicicletas con sidecar para llevarnos al embarcadero, comenzaba nuestro recorrido por el Lago Inle. Este lago tiene 22 km de largo y 11 km de ancho, está a unos 875 m por encima del nivel del mar, alrededor del lago hay unas mil stupas. En sus orillas e islas hay unas 17 aldeas construidas sobre pilares.

Todo lo que veía me asombraba, todo era nuevo, los kyun myaw (islas flotantes), barcas llenas de algas para construir sus plantaciones flotantes, templos en el agua y sus casas  palafitos. Estaba nublado, hacía un poco de frio pero el paisaje era bellísimo. Al primer lugar que nos dirigimos fue al mercado municipal de Mingala donde vendedores se congregan para vender sus mercancías como productos frescos del campo, fideos shan, tejidos, cerámica y puestos con pinturas y souvernirs, la gente amablemente te ofrecían sus mercancías y  como de costumbre por ser el primer cliente te hacían un buen precio.

Caminamos por la orilla del rio y nos dirigimos al poblado de las mujeres jirafas, las cuales se dedican a la elaboración de bellísimas telas. Forman parte del grupo étnico Kayan, Karen o Karenni, muchos de sus miembros tuvieron que huir a Tailandia en la década de 1990 debido al conflicto con el régimen militar de Birmania.

A media mañana las nubes se habían levantado y el sol pegaba de justicia, la humedad hacía todavía más difícil el caminar.

Continuamos hacia Nyanung Ohak  un complejo de santuarios y stupas en estado de abandono pero uno de los lugares que merece la pena visitar en el lago, muchos de ellos cubiertos por la vegetación y el moho. Desgraciadamente se está llevando a cabo una restauración barata, muchas de las stupas están siendo solamente encaladas de blanco a pesar de la ayuda internacional que han recibido.

En la orilla del rio las mujeres se bañaban vestidas con unos pareos al igual que lavaban sus ropas y no les importaba nuestra presencia.

386-Nyaungshwe-17.11.06
Desfile de monjes

Después del almuerzo que fue en un restaurante en el lago visitamos un taller de telas, lo singular de ello es que sacaban los hilos de los tallos de la flor de loto. Tenían verdaderas maravillas pero los precios eran bastantes altos.

Seguidamente nos llevaron a una fábrica donde elaboraban manualmente los cigarrillos, me dio mucha pena ver niñas trabajando, a la encargada después de explicarnos todo el procedimiento le pregunté por la edad de un par de niñas y claro está que todas tenían más de 18 años. Pero ayuda a la economía familiar.

 

Top