You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bali > Lago Bratan y jardín botánico

Lago Bratan y jardín botánico

0903.-Es-precioso
Pura Ulun Dana Bratan

El buen tiempo nos seguía acompañando, y ese día quisimos volver a visitar el templo de Pura Ulun Danu Bratan, en el lago Bratan. La primera vez que lo visitamos estaba nublado y hoy queríamos verlo con la luz del sol resplandeciente. Nos gustó también mucho, tiene un encanto especial, aunque como dije ya en otro capítulo me había forjado una idea diferente de ese lugar, por fotos de las guías de viaje e información errónea que había leído. No se crean que el templo está en medio del lago como yo he llegado a leer, está en la orilla.

Otro lugar que visitamos cerca de allí en Candikuning fue el Jardín Botánico Eka Karya. Ocupa una extensión de unas 155 hectáreas, fue abierto en 1959 en las colinas bajas de Gunung Pohen. Cuenta con una colección importante tanto de plantas como de árboles: orquídeas, begonias, cactus, helechos, bosque de bambú y una colección de plantas que se utilizan para hacer medicina tradicional. Dentro del recinto hay templos y Mezquita. Nosotros visitamos el templo Pura Luhur Pucak Terate Bang, donde nos encontramos con un par de familias haciendo ofrendas, pero que al poco tiempo se tuvieron que marchar porque los monos se estaban aproximando y les quitaban las ofrendas.  El recorrido lo hicimos en coche para aprovechar mejor el tiempo, parando siempre donde nos apetecía.

El almuerzo lo hicimos en Café Teras Lempuna, situado en Jl. Raya Denpasar – Singaraja, cerca de Pancasari. Se puede recomendar perfectamente, la comida fue muy buena.

Jemi que nos acompañaba ese día otra vez, nos llevó al mercado de Pancasari, el tenía que comprar unas cosas para el hotel. Nosotros recorrimos el mercado y unas cuantas calles del pueblo, que no tenía mucho para ver.

De vuelta al hotel Jemi paró el coche en el arcén de la carretera y nos llevó a visitar una familia tradicional balinesa, trabajaban en las tierras de su padre.

0955.-En-coche
Jardín Botánico Eka Karya

La hospitalidad creo que es el símbolo de este país, nos mostraron las plantaciones, sus animales, como se cocina de forma tradicional en Bali a fuego de leña. Las paredes de la cocina estaban negras como el hollín.  Nos ofrecieron café, plátanos y una batata blanca cocida. Estuvieron todo el tiempo con nosotros sentados en el patio o entrada principal a la casa, hicieron sus ofrendas delante de la puerta principal, en el patio y en su templo. Pero lo que si era conmovedor era la señora mayor de la casa, delgadita, con la manga de la blusa rota, despeinada y de la cual el gato de la casa no se separaba de ella. Se apreciaba en su rostro que no lo había tenido fácil en su vida, pero transmitía una especie de tranquilidad abrumadora. Fue una tarde maravillosa que se me quedó grabada en el corazón.

Carmen y Alberto se fueron a caminar, yo me fui al hotel para aprovechar y hacer unas fotos de una flor y una fruta que había cogido de la casa, había una luz preciosa y no quería perdérmela y en el restaurante del hotel monté mi escenario.

 

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar