You are here
Home > Mis viajes > Asia > China > La Garganta del Salto del Tigre

La Garganta del Salto del Tigre

Shaxi nos había parecido un sueño, en cierto modo me daba pena dejar aquel pequeño pueblo, por unos días sentía que me había trasladado varios siglos en la historia, además el hotel Impression Inn nos había hecho sentir bien y sus desayunos a base de comida china no estaban nada mal.

Nos pusimos en marcha nos dirigíamos a la Garganta del Salto del Tigre y luego a Shangri-La. El día había amanecido muy nublado y de vez en cuando lloviznaba.

Desde el Mirador San Gu Shui

A mitad de camino paramos al lado izquierdo de la carretera en San Gu Shui, había puestos de venta de verduras y artículos para turistas. Entramos en un edificio que parecía un centro comercial pero la mitad de los locales estaban cerrados, bajamos unas escaleras y nos encontramos con un mirador con unas vistas maravillosas del río Jinshâ *(Yangtsé), al estar nublado, todo parecía estar envuelto en un misticismo sobrecogedor. Las nubes se desplazaban lentamente y el escenario cambiaba para no dejar de sorprenderte.

*Este río nace en la meseta tibetana en la provincia de Qinghai y recibe diferentes nombres durante su recorrido. Es el tercer río más largo del mundo.

El frio se iba haciendo notar, regresamos al coche y la siguiente parada fue en un restaurante que Henry había elegido. Lo que si nos dimos cuenta de que por allí se estaba construyendo a lo bestia, por todos lados, grúas, camiones de arena, maquinaria pesada, aparte de los edificios que se estaban construyendo, estaban haciendo una carretera nueva que llevaba hasta le Shangri-La.

Después del almuerzo cogimos una carretera para ir a visitar la Garganta del Salto del Tigre, pero Henry nos quiso llevar por la parte derecha del río, pero no sabía que la carretera estaba cortada por obras, así que tuvimos que deshacer todo el camino recorrido.

Este lugar es Patrimonio de la Humanidad, está a unos 2.600 m sobre el nivel del mar y es la garganta más profunda del mundo con un desnivel de unos 3.900 m, tiene unos 16 km de largo y está situado entre las montañas Yulong Xue Shan 5.596m  y Haba Xue Shan 5.396m.

Nos dirigimos al aparcamiento para comenzar el descenso por unas pasarelas y escaleras bien acondicionadas, la lluvia comenzó a arreciar, opté por dejar la cámara en el coche, mucho viento y lluvia para hacer fotos, las fotos que tengo las conseguí con el móvil. Desde luego teníamos ganas de verlo para aguantar aquella inclemencia. Pero no éramos las únicas, estaba lleno de turistas nacionales, solo vimos una pareja de extranjeros. Cuando llegamos a la ultima plataforma vimos una estatua del un tigre, la leyenda dice que huyendo de un cazador el tigre dio un salto en la parte más estrecha (25-30m) y alcanzó la otra orilla. La fuerza que lleva el agua es impresionante y el sonido es ensordecedor, la naturaleza parece que allí había desatado toda su furia. Estuvimos un buen rato, aunque la verdad nos hubiésemos quedado algo más, pero el tiempo no acompañaba y además tocaba subir un montón de escaleras. El precio de la entrada a la Garganta del Salto del Tigre es de 65 Yuanes unos 9,20 euros.

Río Jinshá a su paso por la Garganta del Salto del Tigre

Hay trekking que se puede hacer por la Garganta del Santo del Tigre, son un pocos o bastante duros y nosotras no teníamos tiempo para ello, pero no sé si tampoco si lo hubiésemos hecho.

Nos pusimos en marcha, teníamos unas cuantas horas hasta llegar al Shangri-La.

Observábamos como iba cambiando la vegetación, en algunos zonas casi nula, la construcción de las casas y de vez en cuando el chofer tenía que frenar bruscamente porque los yaks cruzaban la autovía que daban gusto. Además la lluvia no cesaba y un buen tramo de carretera estaba en obras.

 

 

Top