You are here
Home > Mis viajes > Asia > Sri Lanka > Koggala, Sri Lanka

Koggala, Sri Lanka

Sri Lanka, Koggala
Tortuga

Al medio día la excursión del avistamiento de ballenas había finalizado. Me dejaron en el hotel, recogí a Herminia para irnos otra vez al  restaurante Tartaruga. Rasika el camarero nos esperaba. Disfrutamos del almuerzo, a base de mariscos. Una vez terminada la comida, Rasika cogió el tuk-tuk de su padre para mostrarnos algunos lugares.

Al primer lugar que nos llevó fue a Sea Turtle Farm & Hatchery, una granja de tortugas, donde las tortugas heridas eran cuidadas hasta que se recuperan, para luego ponerlas en libertad, algunas debido a sus heridas se quedaban en la granja para siempre, también protegían los huevos enterrándolos en arena, cuando las crías nacían las dejaban 4 o 5 días en una especie de estanque para luego llevarlas al mar. Bonita labor, pero triste ver lo que el ser humano hace con ellas. Su gran peligro las redes de pescar. La entrada a esta granja cuesta sobre unos 2.30 euros. De allí nos llevó a un lago que hay cerca Habaraduwa, lugar tranquilo en el cual te ofrecen paseos en barco. Nosotras estábamos impacientes por irnos a la playa y ver a los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka. Se cree que esta tradición de pescar vino después de la Segunda Guerra Mundial, pero su origen no se sabe. La estructura es un poste de madera de 3 a 4 metros clavado en el fondo marino y que generalmente sobresale unos 2 metros del nivel del mar, una barra transversal llamada petta donde los pescadores se sientan, sujetándose con una mano al palo y con la otra la caña de pescar. Es un trabajo duro que suelen hacerlo al amanecer y al atardecer. Pescan pequeños arenques y caballas y no suelen utilizar cebo, atraen a los peces con el movimiento de la caña.

Nos sentamos un buen rato, el espectáculo era maravilloso. De vez en cuando se aproximaba algún que otro pescador para pedirnos tabaco. Costumbre que han tomado de pedir tabaco a los turistas, hasta los camareros en los restaurantes sirviéndote te lo pedían, los guardas de seguridad de los hoteles, bueno cualquiera. El tabaco allí es bastante caro.

Justo a unos metros se formó un grupo de hombres, me imagino que eran pescadores o amigos, pero como nos dijo Thilak, “nos pidieron dinero por hacer unas fotos”. Se ha convertido en un negocio o mejor dicho como una mafia, sin darte cuenta en el lugar menos turístico que te puedas imaginar cuando veas un pescador zancudo, habrá otro fuera esperando a que le pagues.

Rasika se quedó sorprendido cuando tuvimos que pagar, precisamente el nos llevó allí porque era un lugar poco visitado por turistas.

Sri Lanka, Koggala
Lago

Antes de despedirnos de él nos fuimos a tomar algo fresquito, no cesaba de hacernos preguntas, sobre todo cuando íbamos a volver, quería presentarnos a su familia.

La cena fue en el hotel, el restaurante estaba abarrotado, estábamos deseando terminar para irnos a nuestra habitación y sentarnos frente al mar. Era nuestra última noche en Koggala.

Temprano vino un chofer a recogernos, teníamos unas 3 horas de viaje, sin contar con las paradas, nos dirigíamos a Colombo.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar