You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Hampi I, Karnataka, La India

Hampi I, Karnataka, La India

La India, Karnataka,
Virupaksha Temple

Ese día nos íbamos a Hospet, un viaje de 155 km que necesitaríamos unas cuatro horas. Lo bueno que teníamos era un gran tramo de autopista, lo cual nos daría más tranquilidad referente a la conducción y podría dar una cabezada. Ilusa de mí, no llevábamos mucho tiempo cuando comencé a ver qué camiones y hasta carros de bueyes iban en dirección contraria. Nagesh nos comentó que eso estaba prohibido pero que muchos lo hacían porque si la incorporación a la autopista quedaba lejos conducían en dirección contraria hasta encontrar un sitio en la mediana y pasarse al otro carril.

Nos dirigimos al Royal Orchid Hotel para dejar nuestras maletas. Hotel de cuatro estrellas y muy, muy recomendable. Inmediatamente nos fuimos a Hampi, que está a unos 17 km de Hospet. Era uno de esos lugares que deseaba visitarlo desde hacía mucho tiempo. Estaba expectante.

Hampi, declarada patrimonio por la Unesco en 1986, alberga las ruinas de Vijayanagar (Ciudad de la Victoria). Fue capital de tres generaciones de gobernantes hindúes durante más de 200 años, su máximo esplendor lo alcanzó con Krishmadeva Raya (1510-1529). Con una superficie de unos 26 km2, situada en un valle en la orilla sur del rio Tungabhadra forma un cuadro perfecto. Piedras de granito que hacían de fortaleza natural, rodeada de 7 bazares, un centro urbano separado del centro religioso, aquello era perfecto. En esos momentos te trasladas a los años cuando el imperio controlaba el mercado de las especias y la industrial del algodón y sus bazares bulliciosos estaban repletos de piedras preciosas.

Comenzamos por el Pabellón de Ganesh, subimos una pequeña loma y caminamos entre unas piedras de granito, las vistas eran increíbles pues teníamos delante el templo de Virupaksha, que lo visitaríamos al día siguiente, caminamos por el bazar que está junto al templo, bastante restaurado y lleno de tiendas, de allí nos dirigimos al pabellón de Nandi al otro lado del bazar. Nos quedamos con la boca abierta al contemplar el paisaje de palmeras entre piedras de granito y el Kodanda Rama temple. A cada paso nos quedábamos más asombrados y por lo visto quedaba lo mejor. Caminamos junto al rio, había quién estaba echando su siesta, otros entretenidos con la costura o lavando en el rio. Eso sí, hay que tener mucho cuidado porque el cualquier momento te puede caer un coco en la cabeza.

Comimos dentro del recinto, hay restaurante, el servicio es un poco lento, pero la comida es buena. Teníamos el tiempo limitado, había que seguir con la visita. Nos movíamos con coche, aunque se puede hacer alquilando bicicletas o autorickshaw.

Lo siguiente que visitamos fue el Baño de la Reina, cuyo exterior está bastante abandonado no haciendo honor a su interior.

Lo último que vimos fue la Alberca escalonada, con varias gradas que se alimentaba de agua a través de un caño que formaba parte de una extensa red hidráulica y la plataforma Mahanavami con unos preciosos bajorrelieves.

La India, Karnataka, Hospet
Kodanda Rama Temple

De regreso a Hospet paramos para ver un templo lleno de figuras y colorido, semejantes a los que encuentras en Tamil Nadu.

La visita se hizo con un sol de justicia y cuando llegué a la habitación del hotel para cambiarme de ropa tenía rayas como una cebra, una parte roja otro blanca otra roja y otra blanca.

Top