You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Hacia Kerala

Hacia Kerala

La India, Kerala, Cochin
Puesta de sol, Cochin

Abandonábamos Mysore esa mañana, ciudad que nos había gustado mucho, pues es bastante limpia y tiene un clima muy agradable. Nos dirigíamos a Bangalore a unos 135 km y unas 3 horas de camino. No la visitamos, solo íbamos al aeropuerto para tomar el avión a Cochin en el estado de Kerala.

En cierto modo estábamos un poco tristes, Nagesh nuestro conductor se despedía de nosotros en el aeropuerto, nos habíamos acostumbrado a sus bromas y sobre todo a su buena disposición. Durante el trayecto nos puso la música que tango nos gustaba y a continuación nos dijo que si en algún momento se había equivocado o fallado en algo nos pedía disculpas, Carmen le contestó que si tenía alguien que pedir disculpas éramos nosotros porque tal vez habíamos pedido mucho. Se me saltaron las lágrimas ante aquellas palabras, pues una persona que nos había hecho la estancia lo más agradable posible y nos había facilitado todos nuestros deseos, nos pedía disculpas por si había hecho algo erróneo. Desde luego que no podíamos haber tenido mejor compañía.

En el aeropuerto nos esperaban de la agencia LPTI para ayudarnos al checking, nos preguntó si todo había ido bien, le contesté que Nagesh era digno de recomendar y agradecíamos el poder haber disfrutado de su compañía.

Una vez  en el aeropuerto como no iba a ser, retraso de nuestro vuelo, las veces que he volado con la Air India jamás ha salido a su hora o si no lo cancelan. Informal como ellos solos. Dos horas más a esperar. Pero lo que más me fastidiaba eran los controles, a veces se pasaban tres pueblos, la policía no es muy agradable que se diga.

Cuando llegamos a Cochin nos esperaban para llevarnos al hotel, la visita que teníamos programada al Mattancherry Duch Palace quedó anulada por el retraso, estaba ya cerrado.

Le dije al guía que me salía a fumar un cigarrito y me dijo que estaba prohibido, le contesté que no iba a fumar en el aeropuerto que me salía al exterior, cuál fue mi sorpresa que me dijo que el estado de Kerala estaba declarado no fumador, que no se podía fumar en la calle ni ningún lugar, claro está que le pregunté si los hoteles tenían algún área para fumadores, me dijo que algunos sí. Nos comentó que pararía en la carretera para que pudiésemos fumar.

De camino al Hotel Taj Malabar, el chofer detuvo el coche para que pudiésemos fumar, Carmen y yo salimos y como niñas que están cometiendo una infracción encendimos nuestros cigarrillos, no le habíamos dado tres caladas cuando de repente apareció un coche de la policía. Se me quedó la boca seca, pues era imposible que nos hubiese visto y en tan poco tiempo, la reacción nuestra fue apagar el cigarro y tirarlo bajo el coche, y yo en cuestión de unos segundos hice el teatro de que estaba un poco mareada. Me tuvo que salir estupendamente pues el policía con cara de pocos amigos me preguntó que me pasaba y le dije que ya estaba un poco mejor que me había mareado en el coche. Qué cara tenía que tener que cuando me subí al vehículo Alberto me preguntó si no me encontraba bien. Bueno, todo fue porque el chofer paró en un lugar cerca del aeropuerto indebido y no porque nos viesen fumar, pero yo ya me veía en una comisaría de la policía y con las malas purgas que tienen.

La India, Kerala, Cochin
Hotel Taj Malabar

Llegamos por fin al hotel, dejamos las maletas en la habitación y nos fuimos a dar un paseo en barco, el mismo hotel lo ofrecía a sus clientes. Tuvimos la ocasión de ver una puesta de sol magnifica.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar