You are here
Home > Mis viajes > Asia > Camboya > Lago Tonle Sap, Camboya

Lago Tonle Sap, Camboya

Camboya, Siem Reap
Niños jugando a las canicas

Después de tres días enteros e intensos visitando los templos de Angkor, en nuestra última noche  teníamos cena en un restaurante con espectáculo, “danza camboyana”. El público que asistía era solo turistas.

La danza camboyana ha sobrevivido sobre siglos desde los tiempos de Angkor, la danza clásica se llama apsara, que es un personaje femenino celestial que danza ante el Rey, conservando el rostro sereno e inexpresivo a la vez que mueve sus manos en figuras muy difíciles. No se me ocurriría intentarlo.

Terminada la cena espectáculo, el chofer vino a recogernos. Se dispuso a llevarnos al hotel, pero a mitad de camino le dije que me dejase cerca del mercado nocturno y que a mi compañero lo llevase al hotel, el solo quería ir a lugares internacionales (bares, restaurantes, etc), yo todo lo contrario, quería ver todo lo autóctono. Me di una vuelta por la zona de ambiente y la verdad que los camboyanos en Siem Reap disfrutan de la noche. Me senté en una terraza para tomarme una cerveza y observar la cantidad de gente que había tanto del país como extranjeros. Tengo que decir que no me gustó mucho el ambiente que vi. Esa noche conocí a David Samuel Robbins, fotógrafo del National Geographic y guía en Bhután y Nepal, me mostró el libro que había publicado de esos países.

Al día siguiente teníamos nuestra última excursión que fue por el Lago Tonle Sap, el mayor lago del sureste asiático, con una extensión durante la estación seca de 2.590 km2 y puede llegar en época de lluvias a unos 24.000 km2. Su nombre significa lago de agua fresca. Vital para la economía regional por su pesca y la fertilidad de sus riberas. La mayoría de la población es de origen vietnamita. Son pueblos flotantes que se mueven a merced de las variaciones del nivel del agua. Llama la atención la cantidad de antenas parabólicas que tienen las casas, los niños acuden al colegio en barca.

Luego Mithona nos llevó a una escuela taller, donde jóvenes aprenden diferentes oficios como pintura, talla de madera, etc.

De vuelta al hotel, teníamos que dejar la habitación, almorzar, alrededor de las cuatro de la tarde vendría nuestro guía para llevarnos al aeropuerto, cogíamos el avión a Phom Phen, donde solo estaríamos un día.

Camboya, Siem Reap
Una de tantas arañas que vi

Reconozco que el viaje a Camboya fue bastante corto, es un país que desde mi punto de vista merece la pena explorarlo y dedicarle más tiempo.

Nos despedimos de Mithona, un gran profesional, además inteligente y gran observador.

 

 

Top