You are here
Home > Mis viajes > Asia > Sri Lanka > El Buda de Aukana

El Buda de Aukana

Aukana

Aukana, una impresionante estatua de Buda

Al sur de Anuradhapura, cerca de Kekirawa se encuentra el Buda de Aukana, una estatua que fue tallada en una roca de granito, uno de los mejores ejemplos de estatua erguida

 

Aukana
Lago Kala Wewa

Puntual nuestro chofer Thilak nos esperaba a las 8:30 horas para comenzar nuestro recorrido por el triangulo cultural. Nos dirigíamos hacia Aukana. Hicimos una parada en el Lago Kala Wewa construido en el siglo V d. C. por el rey Dhathusena, es inmenso, y se te hace difícil pensar como en aquella época pudieron construirlo, desde el lago salen canales para el regadío y las mujeres también se bañan en ellos al igual que lavan la ropa. Lo que nos asombraba era la vegetación y los paisajes, no sabías donde mirar.

Llegamos donde estaba el Buda de Aukana (en cingalés “se nutre del sol”) de unos 15 metros de altura y en perfecto estado de conservación, data del siglo V, según las leyendas que lo sitúan durante el reinado de Dhatusena, o del siglo XII, según otros expertos.

De allí nos dirigimos a Anuradhapura, forma parte de los dos grandes grupos de ruinas budistas medievales del país. Fue la principal capital de los reinos cingaleses independientes, estatus que mantuvo durante 1000 años, entre los siglos IV antes de Cristo y XI de nuestra Era. El rey Pandukabhaya (437-367 a. d C) ordenó la planificación de la ciudad. Fue por primera vez capital del reino en el año 387, con el rey Devanampiya Tissa alcanzó un gran apogeo y es cuando llegó el budismo a Sri Lanka. Fue entonces cuando comenzaron la construcción de grandes edificios y las primeras murallas las mandó a construir el rey Kutakannatissa. La ciudad cayó varias veces en poder de los ejércitos invasores provenientes de la India y el caudillo Dutugemunu (161-137 a. de C) la reconquistó para los cingaleses.

Aukana
Los pies del Buda de Aukana

Lo primero que visitamos fue Sri Maha Bodhi (el árbol sagrado) que está fuera de las  ruinas. El árbol ha crecido a partir de un esqueje de la higuera de Bodhgaya, en India, bajo la cual Buda obtuvo la iluminación. Ha estado custodiado durante 2000 años. Las mujeres iban vestidas de un blanco inmaculado y algunas se tumbaban completamente en el suelo delante del árbol para rezar. Había un señor que estaba acompañado de toda su familia e iba en sillas de ruedas que nos llamó tremendamente la atención. Le hice preguntas a Thilak y me contó de que estaba muy enfermo y sabía que iba a morir por eso quiso desplazarse con toda su familia y visitar el árbol sagrado y la Daboga Ruvanvelisaya. Entramos al recinto donde estaban las ruinas y junto a la entrada nos encontramos con el Palacio de Bronce, que en sus tiempos tuvo un tejado de bronce, se puede apreciar los restos de más de 1500 columnas de lo que fue un enorme palacio, construido por Dutugemunu hace mas de 2000 años y reconstruido por el rey Parakramabahu en el siglo XII.  Caminamos bajo un sol de justicia y la humedad creo que llegaba al 80% por el recinto hasta llegar a la Dagoba Ruvanveslisaya de 55 metros de altura. Es una enorme pagoda encalada de blanco puro y rodeada de un jardín que data del siglo II de nuestra era. Las mujeres estaban sentadas en el suelo orando con absoluta devoción. Nos volvimos a encontrar con el señor en sillas de ruedas, su rostro transmitía paz.  Para entrar al recinto de la Dagoba debíamos ir descalzos y los pies se nos quemaban, íbamos buscando las sombras que escaseaban mucho.

Aukana
Huesos de elefante en Aukana

Volvimos por el mismo camino y ahora los monos se habían adueñado de los jardines, estaban por todas partes, parecían los dueños del lugar. Una mujer dormía plácidamente bajo un árbol y la verdad que la hubiese acompañado, el calor era sofocante. También comenzó a nublarse y temíamos que nos sorprendiese la lluvia en aquel lugar. Según Thilak era época de pequeños monzones.

Le pedimos que parásemos en cualquier lugar para beber algo fresquito pues creíamos que nos íbamos a deshidratar.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar