You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Delhi

Delhi

0020.-Jami-Masjid
Jama Masjid

Mi primer viaje a La India fue un cúmulo de sensaciones tanto positivas como negativas. Todo el mundo que conocía y había visitado ese país me decían que para ir a La India había que estar preparado sobre todo sicológicamente porque era un país lleno de contrastes y lo que iba a ver a veces sería muy duro y hasta cruel. No se equivocaron para nada, es donde más desigualdad humana he podido ver de todos los países que he visitado de Asia.

Este viaje lo hice con un tour operador, iba sola, aquí fue donde conocí a Alberto y Carmen y desde primer día conectamos bastante bien, de hecho ya llevamos unos cuantos viajes juntos.

Volé a Delhi con la Royal Jordanian vía Amman. Llegamos a las 5 de la mañana, nos recogieron del aeropuerto y las llevaron al Taj Palace Hotel, tuvimos que esperar hasta las nueve de la mañana cuando vino nuestro guía a recogernos, no pudimos cambiarnos, las habitaciones estarían preparadas a partir de las 14 horas, así que destrozados de un largo viaje nos pusimos en marcha para visitar algunas lugares emblemáticos de Delhi.

El primer lugar fue la Mezquita Jama Masjid. Elevándose sobre la Vieja Delhi, construida por el emperador Shah Jahan entre 1644 y 1658, utilizó unos 5.000 obreros. Esta magnífica mezquita es la más grande de la India, en su patio tiene cabida para unas 20.000 personas. Con tres cúpulas en mármol blanco y negro y dos alminares de unos 40 metros flanquean su arco central. Hay que descalzarse para poder acceder a ella y pagar para hacer fotos.

El barrio que rodea la mezquita es de mayoría musulmana, calles llenas de tráfico, cables eléctricos enredados, mercados llenos de personas y animales, gente pidiendo, otros tirados en la calle durmiendo en la misma acera donde parecía no importarles el tránsito de personas ni de vehículos, ese fue mi primer impacto con la India y tengo que decir que me pareció un poco fuerte, además en la ciudad de Delhi hay una tremenda polución y el cielo nunca lo llegué a ver claro ni limpio.

Cuando estábamos en el microbús nuestro guía nos aconsejó no hacer fotos a ciertas partes del barrio porque no era la primera vez que habían lanzado piedras al vehículo por querer captar ciertas imagines.

Luego nos llevó a ver la Tumba de Gandhi o Raj Ghat, monumento que desde mi punto de vista no se lo debería perder ningún turista. El lugar está envuelto de paz, tranquilidad y sobre todo es el gran respeto que demuestran los miles de peregrinos hacia esa gran persona que fue Gandhi. En medio de una gran explanada de césped, hay una sencilla losa de mármol negro repleta siempre de flores con una llama permanente, se puede leer “Hey Ram” que significa “Oh, Señor”, fueron las últimas palabras que pronunció tras ser disparado por un fanático. Para acceder a la tumba hay que ir descalzo.

0045.-Hotel-Taj-Palace
Taj Palace Hotel

Por último visitamos el templo hinduista de Birla o “Lakshmi Narayan Mandir”, conocido como “templo de todas las castas”, incluidos los intocables. Erigido por el industrial  B.D. Birka en 1938, ejemplo típico de la arquitectura contemporánea india. En el altar mayor hay unas imágenes de Visnú y su consorte Lakshmi.

Se terminó las visitas y lo agradecimos, no habíamos descansado nada. Hicimos tiempo para la cena e irnos inmediatamente a la cama, no se la de horas que llevábamos sin dormir.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar