You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > De Samode a Jaipur

De Samode a Jaipur

0122.-La-piscina-del-Hotel
Samode Palace

Abandonábamos Delhi para dirigirnos a Samode y Jaipur (unos 270 km). Tomamos la autopista nacional, donde la circulación es un peligro continuo, camiones, tractores, carros de bueyes te los puedes encontrar de cara. Recuerdo que nuestro guía criticaba continuamente el modo de circular en la India y mira por donde nuestro chofer se pasó la salida a Samode y no se le ocurrió otra cosa que dar la vuelta en la misma autopista, conducir en dirección contraria hasta que encontró un paso por la mediana y cruzarse a la otra parte de la autopista. No sé lo que sentí en ese momento cuando vi que se aproximaba un camión. Tuvimos suerte.

Visitamos el Samode Palace, (estilo Indo-sarraceno) construido inicialmente en el siglo XVI como un Rajput fuerte, pero en el siglo 19, Rawal Berisal lo convierte en un palacio, su descendiente Rawal Sheo Singh (fue primer ministro del estado de Jaipur) lo amplió añadiendo el Darbar Hall, un extravagante salón florido pintado a mano y el Sheesh Mahal o salón de los espejos. Hoy en día es un hotel de 4 estrellas que dispone de todas las comodidades y está ubicado a unos 40 km al norte de Jaipur. El almuerzo fue en el hotel y seguidamente nos dimos un paseo por los alrededores y como no, nos llevaron a ver los encantadores de serpientes tocando el pungi.

Llegamos a Jaipur, al Jaimahal Palace Hotel, una maravilla de hotel de 5 estrellas, que también fue un palacio de un Maharaja, data de 1745 y está rodeado de 7 hectáreas de preciosos jardines mogoles con interiores de estilo colonial.

El primer impacto con la ciudad de Jaipur fue de un caos total, calles sucias, vacas por todos lados, cabras en los tejados y del tráfico cerca del Govind Dev Temple ni hablar, tuvieron que ayudarnos para cruzar.

Visitamos el Govind Dev Temple consagrado al Krishna flautista, se cree que antaño el templo fue el pabellón de un jardín denominado Suraj Mahal, donde vivió Sawai Jai Singh II mientras construía Jaipur. Cuenta la leyenda que una noche se le apareció Krishna y le exigió que le devolviese su residencia divina, Jai Singh se mudó al Chandra Mahal y consagró la imagen como protector de los gobernantes de Jaipur. El templo está lleno de osados monos que si pueden te lo roban si tienes algo para comer.

0162.-Vestibulo-del-Hotel
Jaimahal Palace Hotel

Ya de noche, nos llevaron a ver el Lakshmi Narayan Temple o Birla Mandir, construido en 1988 en mármol blanco de una excelente calidad por el grupo Industrial Birla, magnate de los negocios. Dedicado a Lord Vishnu y su consorte Lakshmi, la diosa de la riqueza, las vidrieras representan escenas de las escrituras hindúes y acontecimientos mitológicos están grabados en sus paredes. Situado debajo de la Moti Dungri Fort, el templo tiene tres cúpulas que representan las tres religiones de la India. Cautiva verlo iluminado por la noche. Pero pude ver como los guardias de seguridad llamaban la atención a un turista por solo utilizar un insignificante trípode para hacer fotos. Nuestro guía nos dijo que estaba prohibido “ocupación de la vía pública”.

Top