You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Datia

Datia

0595.-Palacio-del-Maharaja,-ministro
Palacio del Ministro en Gwalior

Gwalior fue una agradable sorpresa que se nos hizo muy corta. Por la mañana después del desayuno nos pusimos en marcha camino a Orchha  deteniéndonos en Datia. Saliendo de Gwalior pasamos por la residencia de un ministro y era un despropósito, personas viviendo en la calle y él en un palacio que algunos reyes ya les gustarían tener.

Alegría nuestro guía era tranquilo, además le gustaba parar y mostrarnos lugares y costumbres de la verdadera India. La primera parada fue en una fábrica de azúcar moreno que se encontraba cerca de la carretera. Os podéis imaginar lo rudimentaria que era la maquinaría, todo se hacía manualmente y el horno era calentado con lo que sobraba de la caña de azúcar, cuando terminaba el proceso de fabricación del azúcar se vendían por bloques grandes.

Cuando regresábamos al microbús, por un camino polvoriento vi a dos mujeres que llevaban garrafas de agua en la cabeza y una de ellas tenía el rostro cubierto con un velo, me llamó tanto la atención que me puse a hacerles fotos, no me percaté de la presencia de una señora mayor que las precedía y de pronto empezó a hablar como regañándome, creía que no era conmigo, además estaban bastante retiradas. Cuando le pregunté a Alegría qué estaba sucediendo me comentó que la chica del velo era una recién casada y para hacerle fotos tenía que haberle pedido permiso a la suegra, continuó explicándome que en muchos pueblos las recién casadas en su primer año de matrimonio se cubrían la cara y que no tenían derecho a dirigir la palabra a su suegro ni cuñados. Mejor dicho era una criada en casa de su esposo y por lo visto la suegra era la que le daba las órdenes.

Llegamos a Datia. Caminamos por calles asfaltadas pero parecía que habíamos retrocedido más de 60 años. Hombres planchando delante de sus casas con planchas de carbón, burros transportando materiales de construcción, madres que dejaban a sus bebes al sol en la entrada de sus casas desnudos tumbados en una mantita, calles donde el agua discurría a ambos lados como si fuesen pequeñas acequias y jabalíes bebían su agua sucia, mujeres que durante el recorrido para llevar ofrendas a sus dioses cantaban y  se tumbaban en el suelo, abuelas jóvenes cuidando de sus nietos, todo esto en un corto trayecto mientras nos dirigíamos al Vir Singh Deo Mahal.

0642.-Pasillos
Vir Singh Deo Mahal

Este palacio de siete plantas construido enteramente de piedra en una colina de granito por el Raja Vir Singh Deo in 1614, gobernante del reino de Orchha. Una de las mejores arquitecturas del periodo Bundela. El palacio o fuerte es una magnifica construcción donde sus columnas están en perfecta simetría unas con otras, preciosas pinturas decoran sus techos y paredes, pero lamentablemente no está bien conservado, por lo que nos comenta Alegría un rayo produjo un incendio y hasta la fecha en que lo visité no se habían llevado a cabo grandes reformas, no obstante merece la pena visitarlo. El palacio está rodea por un lago con unas increíbles vistas hacia la ciudad.

Si recuerdo que cuando caminábamos dirección al autobús llevábamos unos cuantos niños detrás de nosotros, preguntando, jugando y sobre todo sonriendo.

Top