You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Convivir con una familia en Bhutan

Convivir con una familia en Bhutan

Casa de Khamtru Arel
Casa de Khamtru Arel

Cuando llegamos a Khoma era casi de noche, fue un día muy duro de viaje. Dormíamos en una guesthouse y estaba expectante por comprobar cómo sería convivir con una familia en Bhutan. Nada más llegar una niña preciosa me cogió de la mano y me acompañó hasta la casa, por lo visto todos sabían que una turista pasaría una noche en su pueblo.

En algunos pueblos, todos sus habitantes van a la casa donde está hospedado el turista para ofrecerle regalos, “claro que hay que dar una propina”. Si fallece alguien del pueblo, cualquier evento o celebración queda suspendida por respeto al difunto y la familia.

Entramos en la casa de dos plantas, en la planta baja estaba la cocina y otras habitaciones donde vivía la familia Khamtru Arel, pasamos por un pasillo para subir unas escaleras a la primera planta. Cuando vi las escaleras tuve claro que la maleta yo no la subía y pensé que quien sería el valiente que lo haría, eran de madera, apoyada en la pared, muy inclinada y con escalones muy estrechos, (daba vértigo). Una vez superada la prueba nos encontramos con una antesala, a la izquierda un dormitorio con dos camas pequeñas, en frente un salón grande y a la izquierda del salón otro dormitorio con un colchón en el suelo y un altar muy grande dedicado a Buda. El váter estaba a la derecha de la antesala, que solo tenía un retrete y un grifo con un cubo para el agua. Teníamos que descalzarnos. Me dejaron elegir dormitorio pero era evidente que dormiría en la habitación donde estaba el colchón en el suelo, si no tendría que compartir dormitorio con el chofer o el guía. Dawa fue el valiente que subió la maleta, menuda pericia para mantener el equilibrio. Cuando vi lo que había le dije a Dorji “si mi madre me viese donde voy a dormir después del dineral que me ha costado el viaje me daría dos bofetadas”. Nos partíamos de la risa, pero yo estaba encantada

Para lavar y lavarse
Para lavar y lavarse

. Le pregunté donde estaba la ducha y me dijo que me lavase donde estaba el retrete con el cubo o fuera en el patio. Las toallitas higiénicas nos vino como anillo al dedo a todos. Mientras ellos mantenían una conversación con el Sr. Khamtru en el salón yo me bajé a la cocina para ver como cocinaban. Casi todo se hacía en el suelo y me ofrecieron una esterilla para sentarme, allí estaba la señora de la casa con sus hijas y una nieta. Mientras miraba como cocinaban poco a poco fueron apareciendo gatos, los cuales se sentaron en la esterilla conmigo, había hecho cuatro amigos más. En cierto modo lo de los gatos me agradaba porque tenía claro que donde hay gatos no suelen haber roedores, bichos ni serpientes. Era una pena que no hablasen inglés o yo butanés, pero me hubiese encantado preguntar por todo lo que estaban haciendo.

Llegó la hora de la cena, el matrimonio la compartiría con nosotros. De primero teníamos sopa de licor de ara (licor de arroz) con huevo, mantequilla y ajo, la verdad que estaba buena, me bebí dos tazas grandes y en consecuencia me achispé, luego pusieron sopa de lentejas, que ha sido la mejor que he comido en todo el recorrido, también patatas, carne, arroz y dos tipos de verduras, unas muy picantes y las otras

Mi dormitorio
Mi dormitorio

más normalitas. Para ellos era un placer ver como lo probaba y comía todo.

Llegó la hora de retirada, me habían puesto sabanas en mi colchón y para cubrirme un edredón y una manta, pensé que me iba a cocer mientras dormía. Toda la noche las velas que le pusieron a Buda permanecieron encendidas. Nos dimos cuenta que el altar era la pared de separación entre los dos dormitorios.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar