You are here
Home > Mis viajes > Asia > Laos > CHAMPASAK

CHAMPASAK

0765.-FlorDespués de la visita al poblado regresamos al barco, seguimos navegando rio arriba, observaba el paisaje, la grandiosidad del Mekong con sus islas, era maravilloso. El almuerzo se hizo en la parte superior del barco. Después todos nos fuimos a las tumbonas y sillones para descansar, el calor era agobiante pero no me molestaba. Volvimos a desembarcar en el pueblo de Huei Thamo para visitar las ruinas del templo jemer Oum Muong  o Templo de Tomo (se cree que fue construido a finales del siglo IX, durante el reinado del rey jemer Yasovarman I), su estado de conservación es deplorable, pero vale la pena pasear por el bosque junto a un afluente del Mekong. Como dije en el anterior artículo nuestro grupo lo formaban personas de diversas nacionalidades, entre ellos había un grupito de tres franceses que llevaban su propio guía-traductor, nunca olvidaré el espectáculo que dieron los señores, como gritaron al pobre guía reprochándole lo mal que lo estaba haciendo delante de todos, fue vergonzoso, algunos todavía se creen que Indochina les pertenece. Para el atardecer volvimos al barco donde siempre te esperaban con una bebida de bienvenida. El descanso fue corto pues la cena se sirve sobre las siete y media de la tarde.

Siendo la última noche que pasaríamos en el barco las señoras suizas como los chicos franceses quedamos para tomar unas copas en el bar, fué agradable porque reíamos por todo.  Se retiraron a sus cabinas y yo me quedé sola viendo el firmamento. Decidí  también retirarme porque el personal necesitaba descansar porque lo hacían en cubierta. Sobre las una de la madrugada viendo que no podía conciliar el sueño salí de mi cabina sin hacer ruido, todo el personal dormía, eso creía yo, sin darme cuenta el guía se dirigió hacia mí y me dijo que si no podía dormir dentro de la cabina sacase mi manta porque con la humedad de rio pasaría frio  y lo intentase en la cubierta, sin pensármelo dos veces así lo hice, lo único que tuve que quitar algunos grillos que había en la tumbona. Pocas veces he tenido un techo tan magnífico como aquel.

A las cinco de la mañana el personal empezaba con sus ejercicios de estiramientos y a limpiar el barco, no0757.-Bountkan quería perderme nada. Después del desayuno hicimos parada en Champasak, antiguo asentamiento de la realeza. A 8 km se encuentran las ruinas del Wat Phu del imperio de Angkor, antiguo complejo religioso jemer. Inscripciones en sánscrito han demostrado que el lugar comenzó a ser objeto de veneración desde mediados del s. V. Se hace duro la subida de 1400 metros al Phu Pasak (conocido como monte Penis) el calor y la humedad es asfixiante. Su grandeza reside en los pabellones, en su ornamentado santuario dedicado al lingam de Siva. Fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en el 2001.

Una vez terminada la excursión volvimos al Vat Phou para almorzar y seguir nuestro viaje rio arriba, después del almuerzo cogíamos un barco más pequeño que nos acercaba a Pakse y allí estaría esperándonos un coche para trasladarnos al hotel. Una tristeza me fue invadiendo, no quería volver.

Me despedí de mis amigas las suizas y los chicos franceses, pero despedirme del personal me dolió más.

Top