You are here
Home > Mis viajes > Asia > Sri Lanka

Colombo, Sri Lanka

  Era nuestro último día en Sri Lanka, nos dispusimos a visitar algo más de aquella ciudad, que nos causó buena impresión. Nos dirigimos hacia el Ayuntamiento que parece una réplica de la Casa Blanca de Washintong y hacia la Mezquita Dewata-Gaha, en frente del ayuntamiento se encuentra el parque Viharamahadevi ,

Camino a Colombo

Durante el trayecto seguíamos viendo la huella que había dejado el tsunami a su paso, preciosas casas coloniales estaban destruidas, aunque sus fuertes muros se mantenían aun en pie. En vez de coger la autovía, tomamos la carretera que iba bordeando el mar. Esta parte estaba muchísimo más virgen, pocos restaurantes

Koggala, Sri Lanka

Al medio día la excursión del avistamiento de ballenas había finalizado. Me dejaron en el hotel, recogí a Herminia para irnos otra vez al  restaurante Tartaruga. Rasika el camarero nos esperaba. Disfrutamos del almuerzo, a base de mariscos. Una vez terminada la comida, Rasika cogió el tuk-tuk de su padre

Galle, Sri Lanka

A la mañana siguiente decidimos visitar la ciudad de Galle, en recepción pedimos información de cuanto nos costaría un tuk-tuk para hacer un trayecto de unos 29 km. La recepcionista puso cara rara, como expresando para qué íbamos a ir a Galle. Lo tratamos con uno de los conductores que

Camino a Koggala

Aquello se acababa, teníamos que continuar nuestro viaje, pero se me hacía duro. Rumbo a Koggala, para poder disfrutar de sus playas. Thilak nos preguntó si queríamos tomar una ruta diferente a la que todos los turistas suelen hacer para llegar allí. Era por el interior. Nos pusimos en marcha

Ella, Sri Lanka

Teníamos el día libre, dispusimos irnos andando desde el hotel 98 Acres al pueblo, una caminata de unos 2 km. Comenzamos el descenso por la carretera, hacía un sol de justicia pero no nos importaba, toda gente que nos íbamos encontrando nos sonreía y saludaba. La primera parada fue en

Viaje en tren a Ella

Una vez en el tren buscamos asientos, pero estaba lleno y no podíamos ir juntas, pero una señora ceilandesa, encantadora y con unos ojos grandes, llenos de vida nos señaló que en dos asientos podíamos ir las tres, que era cuestión de ir un poco más apretadas. El día estaba nublado

Nuwara Eliya

En Nuwara Eliya solo estuvimos una tarde con su correspondiente noche. Nos dimos una vuelta por la ciudad, en sí no tiene mucho que ver. La oficina de Correos y el Banco Hatton son unos edificios coloniales que destacan. Le pedimos a Thilak que por favor nos llevase a comer a

Jardines botánicos Peradeniya

De vuelta a Kandy paramos en unos puestos que había en la carretera repletos de plátanos, era precioso ver cuanta variedad había de esa fruta, probamos los plátanos rojos “deliciosos”, según nuestro guía hay 53 variedades de plátanos en Sri Lanka. Hubiésemos seguido probando más pero era la hora del

Orfanato de elefantes

Por fin una tarde libre, después de aquel almuerzo tan fabuloso Thilak nos dejó en el centro de la ciudad, queríamos ir al mercado central, él quería quedarse con nosotras pero le dijimos que no pasaba nada que era su tarde libre y nosotros queríamos dar una vuelta por la

Top