You are here
Home > Mis viajes > Asia > Nepal > Camino a Pokhara

Camino a Pokhara

0372.-Figuras-eroticas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresamos a Kathmandú después de 12 magníficos días en Bhután difíciles de olvidar. Ram nuestro guía en Nepal nos volvió o recoger y nos dirigimos a Nagarkot, pueblo a 32 km de la capital y lleno de hoteles, tal vez sea un buen lugar para contemplar el Himalaya cómodamente. Nos alojamos en el Hotel The Fort Resort.

Era bastante tarde para almorzar en el hotel, así que cogimos nuestras mochilas y linternas y nos pusimos a caminar para ver que encontrábamos, teníamos un poco de apetito. Encontramos un restaurante con unas vistas impresionantes, pero la niebla no nos permitía ver mucho y a pesar de ser las 5 de la tarde nos atendieron amablemente y nos dieron de comer. El dueño o encargado del restaurante cuando terminamos de almorzar nos preguntó de dónde éramos, cuando le contestamos que éramos españoles no dudó en sacar su guitarra y ponerse a tocar para nosotros. Fue una tarde corta pero agradable.

Nos fuimos al hotel, hacía un poco de frío, estuvimos recorriendo los jardines e instalaciones hasta la hora de cenar. Al día siguiente teníamos que madrugar mucho, eso nos dijo Ram si queríamos ver amanecer y el Everest desde una buena terraza del hotel, claro está, si el tiempo lo permitía. Nos retiramos pronto a descansar y a los pocos minutos vino un empleado del hotel con bolsas de agua caliente para la cama, eso quería decir que la habitación era bastante fría. Tenía estufas de gas para calentarla pero que por seguridad apagamos a la hora dormir.

A las 04:30 de la mañana me levanté, miré por la venta y cuando vi la niebla que nos rodeaba sabía que el Everest lo vería en documentales o en libros. Me duché y salí fuera con la ilusión de que tal vez aquella espesa niebla se levantase. Me quedé con las ganas.

Después del desayuno nos pusimos de camino al valle del Pokhara. La verdad que es un bello recorrido, con unos paisajes maravillosos pero es un viaje tortuoso, primeramente porque es una carretera con un tráfico impresionante sobre todo de camiones  y en muchas ocasiones no hay posibilidad de adelantar o se averían por la carga tan exagerada que llevan bloqueando una parte de la carretera, segundo en algunos tramos había baches para dar y regalar.

Paramos para almorzar en un lugar que por los visto es donde llevan a los turistas, no estuvo mal pero nos hubiese gustado otro tipo de restaurante. Continuamos con nuestra tortura, fueron 272 km en los que invertimos 7 horas. Creo que la próxima vez lo hago en avión.

Nos acordábamos de las carreteras de Bhután, también con un sinfín de curvas y de montaña,  pero claro está que no tenían el tráfico de esta.

 

1786.-Shangri-La-Hotel
Hotel Shangri-la Village

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegamos al Hotel Shangri-la Village, situado a unos 20 minutos en taxi o tuk-tuk de lo que es el centro de actividad comercial y restaurantes de Pokhara. Bastante aconsejable, lo único es que está un poco retirado.

 

Top