You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Bumthang

Bumthang

1237Nos encontramos todos delante del hotel, hacia un día espléndido, estábamos haciendo hora para el almuerzo, nos sentamos en unos bancos para tomar el sol y con vistas al valle de Chokhor, no parábamos de reír cuando de pronto Dawa dijo que nos tenía que contar una cosa.

Resulta que como la noche anterior nos fuimos al karaoke cuando él llegó a hotel estaba la puerta cerrada con llave, llamó al guía por teléfono y este se levanto para abrirle con la sorpresa que la llave de la puerta no estaba puesta, intentó abrir pero no pudo y el dueño no sabía dónde se encontraba, así que Dawa una vez que tenía una cama para descansar tuvo que volver a dormir en el coche. Nos partíamos de la risa oyendo a los dos contando la peripecia, pero ya sabemos que no podemos llegar tarde, te puedes encontrar durmiendo en un coche.

Quise reservar para un masaje pero estaba todo ocupado, así que lo dejé para el día siguiente a las seis de la tarde y Carmen también se apuntó. El almuerzo fue bastante bueno y el personal del hotel muy amable, no era como en Trongsa. Esa tarde visitaríamos unos cuantos tempos y por la noche iríamos al festival de máscaras, pues esa noche a las 24 horas bailaría un hombre totalmente desnudo con una máscara. Estaba totalmente prohibido hacer fotos, de hecho la ciudad de Jakar hace unos años ardió por completo, las casas son de madera, y nos contaban que alguien en el festival hizo fotos al hombre desnudo y como castigo se quemó la ciudad. Para nosotros era suficiente que nos lo dijera, era una cuestión de respeto.

Lo primero que visitamos fue el templo Jampey Lhakhang, construido en el siglo VII por el rey tibetano Songtsen Gampo, el mismo día que se construyó el Kyichu  Lhankhang en Paro, con el fin de someter a los demonios tibetanos. Guru Rinpoche visitó el templo. Ha sido reparado en varias ocasiones y un tejado de oro fue construido posteriormente. La figura central en el santuario es Jampa, el Buda del futuro con sus pies sobre un elefante. Esta parte de la capilla es la más antigua de Bhután. Detrás el templo principal hay dos grandes chortens de piedra, uno en memoria del hermano menor del segundo rey Gongsar Dorji y el otro chorten en memoria del Lama Petsen Khempo, asesor espiritual del primer y segundo rey butanés; las piedras están talladas con el conocido mantra budista “om mani padme hum”; om=meditación, ma=paciencia, ni=disciplina, pad=sabiduría, me=generosidad, hum=diligencia. El templo es una pequeña joya y nos llamaba la atención la gente mayor meditando dentro y en los alrededores, sentados en la hierba o apoyados en la pared. Cerca estaba el mercado preparándose para la avalancha de visitantes a los festivales. Nos tomamos un té con unos pasteles que estaban deliciosos.

La Segunda visita fue al Kurjey Lhakhang, uno de los monasterios más sagrados de Bhután, el conjunto lo forman tres edificios, el más antiguo construido en  1652 por Mingyur Tenpa, el segundo templo por Ugyen Wangchuck , primer rey de Buthán en 1900 y el más reciente fue añadido en 1990  por la difunta reina madre Ashi Kesang Wangchuk. Construido alrededor de una cueva donde Guru 1233Rinpoche meditó y dejó una huella de su cuerpo. Ventanas y puertas pintadas en vivos colores y destaca la figura del dragón por doquier, también llama la atención como las vacas andan sueltas por el recinto.

Paseando por la ciudad vimos como las calles eran asfaltadas, dicho trabajo lo hacen con maquinarias rudimentarias y el alquitrán es esparcido manualmente.

Top