You are here
Home > Mis viajes > Asia > China > El Bosque de Piedra / Forest Stone, Shílín – China

El Bosque de Piedra / Forest Stone, Shílín – China

No nos importaba para nada irnos de Lijiang, por muy bonita que era la ciudad, lo que han hecho de ella es una verdadera pena y contentas de no tener que dormir una noche más en el hotel 99 Inn/Lijiang Huahao Yueyuan, el personal andaba hasta en pijama por el hotel, desde nuestro punto de vista un poco cutre y eso que le dije a Henry que en ciudades donde hubiese hoteles de cuatro estrellas nos lo reservase.

Cogimos un vuelo desde Lijiang a Kunming donde otro chofer nos recogería para seguir con nuestro recorrido por Yunnan. El corto vuelo no se libró casi todo el trayecto de turbulencias, a Henry se le cambió el color de la cara, me comentó que jamás había tenido un vuelo como ese.

Pato laqueado

Desde el aeropuerto nos trasladaríamos a Shilín, situada a 120 km al suroeste de Kunming, tocaba la ansiada visita al Bosque de Piedra. Nuestro nuevo chofer se llamaba Wu Chang Jiang, bastante simpático. A mitad de camino paramos para almorzar, esta vez Henry nos pidió por primera vez pato laqueado, estaba delicioso.

Llegamos al final al Bosque de Piedra, primeramente nos dirigimos a una urbanización y nos extrañó muchísimo, no sabíamos que estábamos haciendo allí. Al final nuestro poco comunicativo guía nos dijo que era el hotel, Lan Hai Jing She Hotel. Eran casas unifamiliares y en cada casa en la planta superior había 2 o 3 habitaciones con baño para los clientes. Nos mostraron la habitación y nos parecía mentira que Henry hubiese elegido ese hotel, cama con colchones normales y un cuarto de baño donde la ducha tenía puerta. Una vez instaladas nos dispusimos para visitar el famoso Bosque de Piedra  / Forest Stone.

Lan Hai Jing She Hotel

Si la gran naturaleza ha ofrecido algo bello a los humanos eso es el Bosque de Piedra, una formación de relieve originada por la meteorización química de determinadas rocas como la caliza, dolomía, yeso, etc, compuesta por minerales solubles.

En 1931 Mr. Long Yun, ex gobernador de la provincia de Yunnan hizo una visita de inspección, asombrado e inspirado por el escenario del Bosque de Piedra, escribió dos caracteres chinos en la pared de una roca. Ese mismo año se estableció una oficina de gestión y se inició la construcción de senderos para visitantes, se marcó el inicio de la historia del Bosque de Piedra como parque natural. Se cree que estos Karst tienen unos 270 millones de años de antigüedad (Karst, procedente de nombre alemán de la región eslovena de Carso, es el nombre de una piedra caliza). Después de la erosión provocada por la lluvia durante mucho tiempo, las rocas parecen picos puntiagudos de bordes afilados, como espadas afiladas mirando al cielo. Metafóricamente se le llama Montaña de cuchillos y Mar de fuego.

Bosque de Piedra

La piedra caliza que forma el Bosque de Piedra contiene ricos fósiles marinos, incluyendo corales, braquiópodos, cefalópodos, fusulina, etc, algunas rocas se componen de restos casi enteramente biológicos. Revela un exuberante mundo marino que existió en el periodo Pérmico. Desde el Paleolítico los humanos habitaron la zona del Bosque de Piedra, hace miles de años muchas tribus y clanes habitaron en dispersadas comunidades. Los habitantes de estas comunidades son los antepasados de la presente minoría étnica Yi, la cual ha tenido una inseparable afinidad con el paisaje del Bosque de Piedra y la roca carbonata. No solamente desarrollaron formas de vida adaptadas al entorno calizo, sino  que también su cultura étnica está íntimamente asociada con el paisaje. Se conservan grabados en las rocas creados por los Yi. El Bosque de Piedra también ha estado inmerso en todos los aspectos de la vida del pueblo Sani, la religión, cuentos populares, poesía, danza, bordados, trajes, arquitectura y celebraciones.

En el Bosque de Piedra

¡Cómo no! tiene su leyenda, Ashima una bella muchacha Yi que nació en este lugar, tras enamorase se le prohibió casarse con su pretendiente y se convirtió en piedra en el bosque, el cual aún lleva su nombre. Cada año en el 24º día del sexto mes lunar se celebra el Festival de las Antorchas en el cual se lleva a cabo bailes folclóricos y competiciones de lucha. Sus afables canciones han sido reconocidas a lo largo del tiempo, entre ellas destaca la canción “Guests from Afar Please Stay On” que fue compuesta el 1956 (letra de Fan Yu y música de Mai Ding), la canción ganó una medalla de oro en el Festival Mundial de la Juventud y Estudiantes celebrado en Moscú en 1956. Desde el 2007 dos partes de este lugar, el bosque de piedra de Naigu y la aldea de Sougeyi han sido declarados Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Mi impresión de este lugar fue impactante ante aquella belleza que la naturaleza me ofrecía. Caminos estrechos, lagos, canales de agua, formas que toman las piedras caprichosamente, escalones que te llevan a miradores donde la respiración se te corta al ver aquel escenario. Hay un pabellón mirador el cual es mejor visitarlo cuando no esté muy concurrido, sobre todo os daréis cuenta de la poca educación de algunos turistas chinos, les da igual que estés haciendo fotos o lo que sea, pero si te tienen que empujar para quitarte de en medio lo hacen sin ningún tipo de miramiento, avasallan todo lo que pueden, aunque hay papeleras para mantener el lugar en perfectas condiciones no es extraño ver como tiran papeles y botellas de plásticos en cualquier lugar. Aconsejo que las fotos desde el mirador se hagan por la mañana porque por la tarde tienes el sol de frente y es casi imposible tener una buena toma.

Piedra de los enamorados, Ashima

El Bosque de Piedra se puede llenar hasta los topes de turistas chinos, nosotras dentro de lo que cabe tuvimos suerte al visitarlo en el mes de noviembre. Es un lugar al cual volvería otra vez.

Cuando salimos del bosque regresamos al hotel caminando, todas las tiendas que hay alrededor y bares estaban cerrando, aquel lugar se queda sin vida. Tuvimos que atravesar la autovía de noche para llegar al hotel, una temeridad, pero no había un lugar cercano por donde hacerlo. Cenamos en un restaurante que había justo al lado de la autovía, no teníamos donde escoger. Intentábamos mantener una conversación con Henry pero era misión imposible, le hacía preguntas pero casi siempre contestaba escuetamente o con sí o no, así que no nos daba opción a más pregunta. Nuestro nuevo chofer Wu tenía ganas de hablar con nosotras pero solo tenía conocimiento de unas cuantas palabras de inglés y el otro señor no se prestaba a traducir mucho.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar