You are here
Home > Mis viajes > Asia > La India > Bijapur, Karnataka

Bijapur, Karnataka

La India, Karnataka, Bijapur
En el Gol Gumbad

Lo que vimos de Bijapur no nos decepcionó en absoluto. Al primer lugar que nos llevaron fue el Gol Gumbad (Cúpula Circular), el mausoleo de Mohamed Adil Shah (1627-1656). Su cúpula de unos 38 m de diámetro es la segunda más grande del mundo después de la de San Pedro. En cada una de sus esquinas tiene una torre octogonal de siete pisos de altura. Junto a la tumba de Mohamed Adil Shah están la de sus dos esposas, su amante, una de sus hijas y un nieto. La subida se hizo dura, no por los siete pisos si no por el calor aplastante que hacía ese día. Desde arriba disfrutas de unas vistas geniales de la ciudad.

Continuamos con la mezquita Jamí Masjid, la comenzó Ali Adil Sha I en 1576 pero nunca llegó a completarse. La sala de oración de mármol está dividida en unos 2.250 rectángulos a modo de alfombra de oración. Tiene exquisitas inscripciones del Corán talladas en oro.

Nuestra última visita fue al Ibrahim Rauza, era bien entrada la tarde y no había casi turistas. Un mausoleo de bellas proporciones. Erigido por Ibrahim Adil Sah II (1580-1626) para su reina la sultana Taj, el falleció antes y también fue enterrado allí. Se compone de una tumba y una mezquita elevada sobre un plinto en el centro de un jardín. De los pocos monumentos en Bijapur con un trabajo escultórico de filigranas en piedra y decorativo de importancia.

Terminadas las explicaciones de nuestro guía, nos dio tiempo para disfrutar de la tranquilidad que en aquel momento se respiraba allí. Me quedé sola observando la tumba y cuando quise darme cuenta tenía detrás de mí unos 10 o 12 hombres que estaban observándome. Me levanté sobre la marcha y me fui donde se encontraba el guía. En Bijapur te sientes un poco intimidada, los hombres te miraban con descaro y sin quererlo te encontrabas rodeada de una docena de ellos.

De regreso al hotel paramos para ver como decoraban sus bueyes, les pintaban los cuernos y les ponían unos anillos, se acercaba el día de la fiesta de la luz la cual la veríamos y disfrutaríamos en Mysore.

Esa noche cenamos fuera con nuestro chofer Nagesh, nos llevó a un edificio alto para tener buenas vistas. Al pobre le encargamos la difícil tarea de pedirnos de comer, no éramos delicados para nada, lo único que tenía que hacer era pedirla con poco picante.

La noche en la habitación fue una tortura, el ventilador hacía un ruido como si tuviese un avión de juguete volando sobre mi cabeza, el generador de luz parecía que cada vez que arrancaba iba a aparecer en mi habitación. Impregné las sábanas de repelente de mosquitos, además dejé la luz del baño encendida con una rajita pequeña en la puerta para que los mosquitos se fuesen hacía la luz.

La India, Bijapur, Karnataka
Gol Gumbad

A las 4 de la mañana me levanté, creo que dormí un par de horas, cuando fui al baño comprobé que la bañera era negra, pues estaba llena de mosquitos y otros bichos, tuve que enjuagarla para darme la ducha, ni durmiendo en chozas con etnias en Laos sentí el asco que aquello me dio. Me duché, lo que tardé en secarme y ponerme el repelente de mosquitos, me encontré con 16 picaduras en una pierna y 18 en otra.  Cerré el equipaje y abandoné la habitación, me fui al patio a leer un libro hasta que todos apareciesen por allí para el desayuno. Los trabajadores del hotel no tardaron en sentarse cerca y uno de ellos me pidió el libro (español) y lo estuvo observando y dándole vueltas cerca de una hora.  Sin libro para entretenerme, sin querer entrar más a la habitación, allí estaba yo sentada de noche en medio de un patio.

 

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar