You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Bhutan y sus carreteras

Bhutan y sus carreteras

Tiro al arco
Tiro al arco

Hoy nos esperaba un trayecto duro, regresábamos desde Bumthang a Punakha, eran unos 212km todo en obras y a veces se hacía desesperante. Salimos del hotel y paramos en Bumthang porque Dorji tenía que hacer una gestión, estábamos Dawa y yo en la calle esperando cuando oímos los ladridos de unos perros, nos giramos y vimos como cuatro perros estaban atacando una vaca, afortunadamente fue solo un susto.

El trayecto comenzó muy bien, llevábamos pocos kilómetros recorridos cuando nos encontramos con un partido de tiro al arco, deporte nacional, jugaban tres equipos y la verdad que es un verdadero espectáculo. La distancia para lanzar las flechas es de 150 metros y cuando uno hace diana se celebra con una especie de canto y danza.

Continuamos el trayecto hasta Trongsa, allí hicimos otra corta parada, había mercado y eso no me lo quería perder. Pero el tiempo apremiaba, así que de vuelta al coche y continuar.

Tanto he hablado de la carretera, sobre todo por sus obras. En este trayecto, sí que nos libramos de una buena. Hubo desprendimientos, cinco minutos antes y nos

Vistas desde Hotel Vara
Vistas desde Hotel Vara

hubiese cogido de lleno y tal vez hubiésemos acabado en el barranco rezando a algún santo. Ensanchan la carretera, ponen dinamita, trabajan máquinas las 24 horas, pero a nadie se le ocurre asegurar ciertos tramos por desprendimientos. Lo bueno de aquello fue que la gente comenzó a bajarse de los coches y todos se pusieron a quitar piedras del camino y ayudar, nadie perdía los nervios, pensaba que si eso hubiese sucedido en mi país ya se hubiese denunciado y pedido responsabilidades.  Ocho hombres se dispusieron apartar una piedra grande, se ayudaban con palos para hacer palanca, todos a la vez, pero no había forma de mover aquello, hasta un monje vino a ayudar. Lo que yo no llegaba a entender, para qué hacían ese esfuerzo tan tremendo porque aunque quitasen esa piedra los vehículos no tenían espacio suficiente para circular y además en medio de la carretera había otra piedra que por los menos quintuplicaba el volumen de la otra. Así que tuvimos que esperar hasta que las máquinas vinieron a retirarlas. A veces me reía, pero no me hacía ninguna gracia cuando veía a Dawa mirar hacía la montaña. Se tiene previsto que para el 2017 las obras estarán finalizadas.

El tiempo se puso desapacible e hicimos parada en el mismo restaurante que a la ida, Rest. Chazan cerca de pueblo Rukubji. Cuando terminamos el almuerzo salimos para fumarnos un cigarrillo a escondidas, totalmente prohibido fumar en zonas públicas y si puedes evitar que te vean en zonas privadas, mucho mejor, pero fuma hasta el gato. Allí sentados estuve viendo como una señora mayor apilaba madera, me sorprendía la resistencia de aquel cuerpo, pensaba la de trabajos duros habría hecho durante su vida y seguramente no ha conocido otra cosa.

Tuvimos que ponernos en marcha porque todavía nos quedaba un buen trecho y estaba comenzando a llover, no quería pensar en el barrizal que se formaría en la

Desprendimientos
Desprendimientos

carretera.

Cuando llegamos a nuestro destino y me bajé del coche me dolía todo el cuerpo, baches y más baches, creía que tenía todos los huesos fuera de su sitio. Hacíamos noche en Punakha en el Hotel Vara, ya habíamos pernoctado allí y me daba alegría volver, ha sido de los hoteles que más me ha gustado y el dueño el Sr. Kesang Phuntshok una encantadora persona. Dorji le pidió el favor de ir a comprar tabaco, porque entre él y Dawa se habían dado con todas mis existencias y para comprarlo uno tiene que conocer los sitios, pues el tabaco que entra es de contrabando de la India.

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar