You are here
Home > Mis viajes > Asia > Bhután > Bhutan o Druk Yul

Bhutan o Druk Yul

Aeropuerto de Paro
Aeropuerto de Paro

El nombre local  del país Druk Yul que significa “la tierra del dragón del trueno” debido a que en las creencias locales los truenos son el sonido de los dragones rugientes. Bhutan puede derivar de la palabra del idioma sánscrito Bhu-Uttan que significa “Tierras Altas” aunque hay varias teorías.

País donde la televisión e internet estuvieron prohibidos hasta 1999, tal vez por ese hermetismo en el que estuvo encerrado, fue lo que me llamó tanto la atención y decidí visitarlo en noviembre del 2011. Quedé tan impresionada y enamorada del país que cuatro años más tarde decidí volverlo a visitar y no descarto una tercera vez.

Bhutan no puedes visitarlo por tu cuenta, desde que entras hasta que sales siempre estarás acompañado por un guía y un chofer y todo está organizado como las comidas, visitas, traslados. Tampoco es un país barato, eso de los 200 dólares en temporada baja y 250$ en temporada alta es verdad, pero está todo incluido, lo único que pagas es la bebida que te tomas a la hora de comer, prácticamente allí gastas poco dinero.

Trashi Chhoe Dzong
Trashi Chhoe Dzong

Durante los cuatros años desde mi primera visita mantuve contacto con el chofer que tuvimos, Dawa Norbu y él fue el que me puso en contacto con Dorji Wangdi que organizó mi viaje. Le comenté que estaba interesada en volver a visitar algunos monumentos como el Dzong de Punakha, El Nido del Tigre, Trashi Chhoe Dzong y otras más, pero en realidad quería conocer el este de país, sobre todo la vida rural y mezclarme más con la población.  Desde primeros de abril del 2015 hasta septiembre, fecha de mi viaje, estuvimos en contacto y siempre terminaba diciéndome que se haría lo que yo quisiera. No hay que olvidar que en el visado pone las poblaciones que visitas y el hotel donde pernoctas. Tal vez, al ir sola como iba esta vez tendría más libertad que la primera vez.

Volé desde Katmandú vía Paro con la línea aérea Druk Air que procedía de Delhi. Para poder ver la cordillera del Himalaya tenéis que pedir ventana a la izquierda y de regreso ventana a la derecha, si lo voláis desde Katmandú. No os vais arrepentir. El aeropuerto de Paro es pequeño, además catalogado como uno de los más complicados y peligrosos del mundo. El avión hace su entrada entre montañas y pienso en la pericia que tienen que tener los pilotos. Dorji me comentó que cuando el rey de Jordania visitó su país y voló con su avión privado, fueron pilotos de Bhutan los que pilotaron el avión. Las vistas son espectaculares, granjas en lo alto de las colinas, todo rodeado de bosques y de frente estás viendo el Paro Dzong. Me emocioné tanto como la primera vez.

Bhutan está declarado país no fumador (aunque fuma hasta el gato) no puedes hacerlo en vías públicas, ni en restaurantes, si quieres fumar tienes que hacerlo en parking o zonas privadas y no muy visibles al público. Pueden multar, si lo queréis evitar se puede pagar un impuesto para poder fumar. Yo no la pagué.

Al pasar los controles me estaban esperando Dawa y su hija Sonam Shelkhar que no me la esperaba pero me dio mucha alegría. Así que los cuatros nos pusimos rumbo a Thimphu. Una hora de camino (54km), buena carretera que discurre primeramente entre el valle de Paro y luego se abre a campos llenos de granjas.

Hicimos parada en un restaurante indio a mitad de camino con una vistas preciosas pero solo pude comer muy poco porque el picante que le pusieron era demasiado para mí.

Veo que Dorji se pone la chaqueta y me dice que hace un poco de frío, me puse las manos en la cabeza, yo que lo paso bastante mal en invierno y odio el frío, pensé en la ropa de invierno que había llevado porque ellos me habían comentado que hacía frio.

Sonam y Shelkhar
Sonam y Melam

Me alojé en el Hotel River View, con unas vistas espectaculares sobre la ciudad de Thimphu. Me dieron aproximadamente una hora de tiempo para irnos a cenar, me acompañarían Sonam y su amiga Melam Zangmo, dos encantadoras mujercitas de 18 años que no paraban de hacer preguntas y contarme sus sueños.

Top